domingo, 29 de mayo de 2022

CONCLUSION TEMPORADA 21-22


 Con la final de la champions recientemente ganada por el Madrid finaliza esta extraña temporada 21-22. Cuesta llamarla "post -Covid" puesto que aún no sabemos a ciencia cierta si ha finalizado la pandemia o no. El frío análisis nos indica que no ha habido grandes equipos dominantes y que varios gigantes europeos continúan debilitados e intentando levantarse de los diferentes golpes  tanto deportivos como económicos que han recibido en el último lustro, con la pandemia y el conflicto de Ucrania como  protagonistas negativos. El último infortunio en llegar ha sido la guerra de Ucrania efectivamente , que también se ha llevado por delante al actual campeón y además en plena eliminatoria frente al gran beneficiado de todas estas desgracias.  El Madrid ha conseguido un milagroso doblete dónde de nuevo las circunstancias y el azar le han resultado favorables. Sin demostrar superioridad en el campo ha conseguido ganar partidos decisivos de modo inexplicable y casi esotérico. El Barça de Laporta no pudo competirle los títulos al estar maniatado por el FPF de Tebas mientras que Atlético y Sevilla fueron las habituales comparsas en la liga española. Tebas concedió un pequeño respiro al Barça que aprovechó para reforzarse en invierno y poder corregir mínimamente la situación, pero llegó tarde para ganarle la liga al máximo rival aunque al menos le asestó una última puñalada de orgullo con el 0-4 en el nuevo Bernabéu. En Europa el Madrid fue de milagro en milagro, siendo inferior futbolísticamente a todos sus rivales incluida la final, y acabó alzando el título en una noche esperpéntica en lo organizativo y en lo deportivo. El fútbol se vio agravado  por parte de una UEFA incapaz de hacer este torneo menos injusto en lo deportivo y mejor organizado tras el caos que provocó el retraso del comienzo de la final. El mundo del fútbol exige un torneo europeo que brille por méritos exclusivamente futbolísticos y que esté a la altura de lo esperado. Confiemos en que vía Superliga o de cualquier otro modo , se pueda solventar este problema algún día.

Respecto al Barça la primera temporada de Laporta ha resultado un fracaso en lo deportivo y en lo económico aunque sería justo añadirle matices por las especiales circunstancias que le ha tocado vivir al nuevo Presidente. La habitual referencia a la herencia de Bartomeu es tan justa como cansina. Centrándonos en su tarea la gran lucha se ha focalizado en sacar adelante la posibilidad de poder inscribir jugadores ante la emboscada de la LFP que le mantiene maniatado. Esto es algo que sólo pasa aquí. En el resto de países el FPF es mucho más flexible y ,sin perder del todo su rigor ,  en absoluto se dedica a paralizar a los clubes, especialmente a los grandes. Aquí , como suele ocurir, todo comienza a apestar . Se está estrangulando a un gigante de la liga, al gran dominador del título nacional desde que llegó la democracia futbolística al país , bajo la fatua justificación de que no cumple unas absurdas reglas que fueron creadas en circunstancias pre-Covid. Si no situamos esto dentro del escenario político-social que vive Catalunya dentro del estado nos costará mucho más entender lo que está ocurriendo.

El caso es que Laporta se encontró con dos vías para resolver el problema: 1) la vía Reverter ; 2) la vía familiar.  La vía Reverter se basaba en un plan de viabilidad muy agresivo pero racional y bien estudiado en el que su máximo valedor y protagonista (el dimitido CEO Ferrán Reverter) propugnaba copiar la solución del Bayern para salir adelante. Esto implicaba transformar jurídicamente al club para que vendiera un porcentaje minoritario de su propiedad a empresas, fondos o sociedades , preferiblemente del entorno territorial manteniendo la mayoría sus socios. A media temporada se descartó tras un profundo debate interno que probablemente asustaría al propio Laporta que temió pasar a la historia como el presidente que arrebató la propiedad del club a los socios. 

La 2) vía familiar ha sido finalmente la escogida. Y esto implica que el club se va a dirigir de modo omnímodo por parte de Laporta. Quizás justificado por la situación de emergencia ,Laporta continúa recibiendo el apoyo de los socios y eso le empuja a mantener la fe en su proyecto. Los asesores se han reducido a la mínima expresión y todos serán muy cercanos al entorno del Presidente, que tendrá la última palabra en todos los temas y ejecutará las decisiones de modo directo. 

Ambas vías pueden ser buenas, pero lo cierto es que prefiero que la venta de la propiedad del club continúe siendo la última solución posible. El clavo ardiendo que nunca queramos agarrar. Si abandonamos lo sentimental quizás estemos colapsando el club desde dentro y finalmente destruyendo la idea sagrada del fundador, que por cierto también acabó suicidándose. Por eso veo necesario dar esta última oportunidad al Presidente y confiar en que por una vez la fortuna pueda sonreír al club si las cosas se hacen bien. Hay que dejarle trabajar en este segundo año de mandato, permitirle que desarrolle su plan y que podamos ver si finalmente hay frutos. Eso no significa que no seamos críticos. Aquí vemos con preocupación todo lo que acontece y tengan por seguro que lo seguiremos denunciando y/o analizando.

En lo estrictamente futbolístico, el club sigue dando tumbos. Aunque desesperadamente se quiere agarrar a su esencia y a la personalidad de Xavi, lo cierto es que el de Terrassa es aún un novato y viene con el lirio en la mano. Le cuesta entender cómo se compite en las grandes citas y aún vive engañado por la mala interpretación del cruyffismo y su deficiente aplicación al campo de juego. No sabemos cuánto tiempo tardará en darse cuenta de que sin un portero de primerísimo nivel es imposible ganar una Champions hoy en día o que sin el dominio en las áreas tampoco . Centrado en la ilusión de lograr los títulos a través de la excelencia futbolística poco se puede avanzar. Ni el equipo tiene el suficiente talento para lograrlo ni el potencial económico para conseguirlo, ni el mercado tampoco lo ofrece , además de que nuevos enemigos como Tebas le atan las manos para poder competir.

Seguir creyendo en utopías o en falsas interpretaciones ideológicas del cruyffismo sólo conseguirán que el Barça acumule decepciones mientras que el máximo rival continúe engordando sus vitrinas a costa de su archienemigo. Hay que abandonar esta miopía competitiva y apostar por adaptar la filosofía del club a los nuevos tiempos, al mercado actual y al modo de competir vigente en la Champions. Cualquier otra opción sólo traerá más sufrimiento y fracaso para el club.

Concretando en lo futbolístico cualquier solución pasa por abandonar la idea de jugar con extremos que ni aportan goles, ni desbordan o cuando lo hacen centran al vacío. Los rivales se sienten cada vez más confortables con esa propuesta de ataque del Barça. Hay que echar de una vez y del modo que sea a todos aquellos futbolistas que no rinden , que no sirven para el presente y menos para el futuro. La lista es fácil de hacer pero resulta más cómodo elaborar la de los jugadores válidos para mantener: Araujo, Piqué, Pedri, Gavi, Ansu Fati, Aubameyang y Adama. Todos los demás deberían ser transferibles o directamente despedidos. En la situación tan delicada que se vivía fichar a Ferrán en Enero por capricho de Xavi ha costado muy caro y ya lo calificamos aqui como el primer gran error de bulto de la era Laporta en lo deportivo. Más errores de este tipo serían fatales y casi definitivos .

Hay muchos modos de jugar pero lo fundamental es saber competir. Creo que el 4-3-3 con extremos y pivote único es el mejor sistema para un Barça triunfante, que aglutine los mayores talentos del universo futbolístico y que sea dominante en lo económico. Desgraciadamente esto no ocurre ya y por lo tanto o el Barça se adapta a la nueva realidad o ésta le aplastará sin compasión, como viene sucediendo. Hay que abrir los ojos y ser pragmáticos. Nadie habla de abandonar el credo cruyffista . Aquí se propone adaptarlo al modo correcto de competir para poder volver a ganar. Desde 2015 , como tantas veces hemos venido advirtiendo y denunciando en este blog, la situación se viene deteriorando y los errores acumulando hasta encontrarnos en la situación crítica actual . Hay que empezar a ganar ya, no se puede seguir creyendo en ilusiones ni en intentar lograr la victoria armados con un florete contra poderosos ejércitos acorazados . Ha habido dos entrenadores que intentaron en los últimos años abrir los ojos y adaptar nuestro estilo de juego a los nuevos tiempos competitivos: Valverde y Koeman. El primero fue masacrado por una buena parte de la afición a pesar de ganarle las ligas al Madrid con 18 puntos de diferencia. Se le despidió cuando iba lider. Con Koeman pasó algo parecido.  Llegó en plena crisis Covid y logró ganar el último título del club, la copa del Rey. Su incompatibilidad con Laporta y los pésimos resultados le costaron el cargo. Lo loable es que ambos intentaron hacernos ver la realidad. Hay que mostrarse muy contundentes en las áreas, especialmente efectivos ante el portero contrario , ser fuertes en la estrategia,  ganadores en los duelos individuales. Koeman "murió" lamentando angustiosamente la falta de efectividad que condenaba al equipo. No creo que el club haya aprendido la lección si atendemos a lo que leemos y vemos estos días en la prensa.

Se dice que Xavi apoya la renovación de Sergi Roberto y Dembelé, que Ter Stegen , Alba y Busquets son intocables, que Peña será un gran sustituto para las ausencias del alemán, que Ferrán es pilar del proyecto, que los extremos son fundamentales en el juego y que Adama regresará a Inglaterra. O sea más de lo mismo.  Es terrible y ni las dolorosas derrotas de los últimos años parecen resultar suficiente escarmiento para de una vez dejar de tirar piedras contra el propio tejado. Premiar a los que provocan el fracaso y censurar a los que podrían resolverlo parece seguir siendo el camino elegido por la dirección deportiva. La única buena noticia para al menos poder competir nacionalmente es que Mbappé despreció la oferta madridista y que el recuerdo del 0-4 puede mantener la esperanza para la nueva temporada. 

Será un verano muy largo y movido. Es obvio que el Barça necesita rearmarse deportivamente y dar muchísimas bajas, además de fichar muy bien y cambiar el chip para poder competir de verdad. Y la verdad es que aunque Laporta merece una temporada completa más de pleno apoyo y confianza, no tengo ninguna fe en lo que ha de venir. Cada vez veo más claro que el club se encamina a ser una sociedad anónima dónde un propietario exigente no permita la comisión permanente de errores y obligue a ganar títulos importantes sin excusas. Ojalá me equivoque porque , como decía anteriormente, es lo que menos deseo.

Finalmente concluir que la temporada pudo ser aún peor como el propio Xavi ha venido comentando. Pero las excusas se han acabado. Se equivoca si pretende ganar una Champions jugando de este modo hoy en día. Sin portero  de máximo nivel y sin una elevada efectividad goleadora es imposible hacerlo actualmente. Y el Barça actual no tiene una cosa ni la otra. Y lo que es peor ni Xavi ni la actual DT están de acuerdo en esta afirmación. Por lo tanto habrá que estar atento a lo que acontezca en el verano futbolístico para poder emitir un completo análisis cuando se cierre el mercado. Escucho en todos los rincones barcelonistas la misma frase: es una temporada para olvidar. Pero no es cierto, para mí es una temporada para recordar siempre y a partir de ahora para evitar que ocurra de nuevo. ¿Será capaz Laporta de lograrlo? Dejemos un año más para poder dilucidarlo. Se le votó por 6 años y el respeto democrático, la coherencia y la razón imponen este criterio.

0 comments :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.

 

AmazingCounters.com