martes, 5 de abril de 2022

Tropezar con la misma piedra : Dembelé.





 

Nos frotamos los ojos desde la llegada de Xavi, no sólo por los buenos resultados en general que está obteniendo en el campo sino por la situación de Dembelé y también de Adama. Desde hace semanas escuchamos y leemos recurrentes noticias o seudo noticias sobre la posible renovación de Dembelé a pesar de lo claro que fue el club cuando anunció un ultimátum que el jugador ya rechazó en Diciembre. Me sigo preguntando por qué. Hablamos de uno de los jugadores que más daño ha hecho a la entidad en lo que llevamos de siglo.  Costó aproximadamente 105 M + 40M en objetivos , su ficha es astronómica y su rendimiento ha sido una broma de mal gusto durante los casi 5 años que lleva en el club. Ya no sólo por el asunto de lesiones , y dejando al margen sus presuntos actos de indisciplina, sino probablemente porque estamos ante uno de esos futbolistas de grandes condiciones que por su mentalidad no son capaces de plasmarlas en rendimiento. 

Además está el caso de Adama. Un canterano que desde su llegada ha ofrecido un resultado excelente y que en los últimos partidos ha sido ninguneado por Xavi y por la prensa afín en favor de un Dembelé cuyo rendimiento es más una cuestión de fe que de realidad.  He escuchado decir a un periodista casi tan enamorado de Dembelé como Xavi (Sanabre) que en los videos que le hacen visionar al jugador se demuestra que el 90% de sus acciones son erróneas pero que el 10% restante resultan grandes aciertos. Lo cual agrava más la situación que vivimos que pasa de ilógica a ridícula. Incluso los defensores de este peculiar jugador admiten el aplastante cúmulo de errores que comete en cada partido escudándose en el 10% de sus acciones resultantes en aciertos. Es decir, que parece no importar que un futbolista haya hecho del fallo su bandera. ¿Se habrán parado a estudiar qué consecuencias tiene para un equipo un jugador que de cada 10 pelotas que toca, 9 son para el rival? ¿Dónde acaban esos balones que Dembelé regala al contrario? 


 Objetivamente Dembelé desequilibra menos que Adama, pierde más uno contra unos, centra peor, regala muchos más balones a los contrarios. Ambos tienen similar velocidad aunque Adama mucha más potencia y presencia física. Adama además es canterano, formado en La Masía,  más comprometido, gana mucho menos , se lesiona muchísimo menos , toma mejores decisiones en espacios pequeños o amplios, ve mejor el fútbol, es más sacrificado, recupera más pelotas y no ha provocado ni el 0,0001% de los problemas que Dembelé ha dado al club, superándole en rendimiento de modo abrumador y dando más al equipo en 5 semanas que Dembelé en 5 años. En cuanto al gol, ambos están peleados con la portería contraria, eso es indiscutible. Si alguno de ellos tuviera olfato de gol y supiera definir cara a puerta, estaríamos hablando de otra dimensión de jugadores. Este defecto penaliza a ambos y los sitúa lejos de la posibilidad del reconocimiento mundial como estrellas. Pero dado este análisis , aún así el club parece obsesionado en renovar al francés. ¿Para qué? ¿Por qué? 

No le den más vueltas porque aquí hablamos de un enamoramiento . El de Xavi con Dembelé, el mismo que Robert tuvo con él y que nos costó perder a Mbappé y con ello muchísimos títulos. Y ahora parece que volvemos a tropezar con la misma piedra, sin aprender nada del último lustro negro en el que este singular futbolista ha sido protagonista.

Lo peor que hay en el fútbol son los enamoramientos de entrenador y también los desenamoramientos . Tenemos muchos ejemplos dramáticos en ambos casos. Y es verdad que en alguna ocasión ha salido bien porque algunos amores imposibles han llegado a fructificar. Pero la pregunta del millón es ¿Merece la pena que un club como el Barça que está en la situación económica que está , que titubea en dos renovaciones que deberían ser claves para su futuro como son las de Gavi y Araujo ,  que filtra que descarta fichar al futbolista más diferencial del momento que marcará el devenir del fútbol mundial como es Haaland, se plantee pagar casi 100M € entre prima de renovación , comisiones y salario por un jugador que te garantiza un 90% de errores y una moneda al aire en cuanto a sus posibles lesiones? Sinceramente es de locos.

Las decisiones claves deberían tomarse en función del porcentaje de error/acierto que se maneja sobre la cuestión. Y en el caso de Dembelé es uno de los casos más fáciles de decidir si atendemos a la lógica aplastante de la situación.

El caso es que el amor es ciego y con Dembelé parece que estamos ante las postrimerías de un dramático crimen pasional cuya víctima volverá a ser el Barça. Si Miguel Angel Gil salvó al Barça de cometer el error de fichar a Joao Felix este verano y luego volvió a salvarle en Enero al impedir otro enamoramiento de Xavi llamado Morata, ahora el club está en manos de Moussa Sissoko. Triste pero real como la vida misma.

Enamorarse de la persona equivocada es un mal que perseguirá a la humanidad toda la vida, desgraciadamente .

0 comments :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.

 

AmazingCounters.com