TOP 10 mejores futbolistas

Dušan Vlahović

TOP 10 mejores futbolistas

Kylian Mbappé Lottin

TOP 10 mejores futbolistas

Karim Mostafa Benzema

TOP 10 mejores futbolistas

Mohamed Salah Hamed Mahrous Ghaly

TOP 10 mejores futbolistas

Virgil van Dijk

TOP 10 mejores futbolistas

Erling Braut Haaland

TOP 10 mejores futbolistas

Robert Lewandowski

TOP 10 mejores futbolistas

Kevin De Bruyne

lunes, 28 de marzo de 2022

R.Madrid 0 - Barça 4. Consecuencias.

Los ciclos ganadores del Barça han solido comenzar históricamente con grandes victorias en el Bernabéu, por ser la casa de su máximo rival y por la trascendencia sicológica y deportiva que comportan. Hay que tener en cuenta que vivimos el primer clásico de la era post messi en el Bernabéu. La diferencia de puntos en la liga a favor del Madrid no debe olvidarse pero tampoco que un Madrid-Barça es un partido “sagrado” y siempre marca el status jerárquico de los eternos contendientes en el fútbol español y probablemente mundial. Y lo que vimos es superar con nota la prueba de fuego por parte del incipiente e improvisado proyecto de Laporta y Xavi. Lo cierto es que el de Terrassa pasó la reválida, se examinó en el Bernabéu y ha sacado sobresaliente. Tácticamente Xavi desactivó las posibles amenazas del Madrid, básicamente neutralizando la velocidad alocada de Vinicius (tan protagonista en este puntual momento de déficit cualitativo que vive el torneo) mediante la especial atención en evitar pérdidas de pelotas no forzadas por el rival y la posición como lateral derecho de un imperial Araujo, que descubrió ante el mundo la realidad futbolística del impetuoso brasileño .  Sin Benzema y con el renovado poderío aéreo del Barça tan sorprendente como efectivo, el Madrid no inquietó al siempre débil Ter Stegen. La presión alta del Barça fue constante y eso también mantuvo cerca de su área al Madrid. Cualquier ocasión clara del Madrid , con un portero como Ter Stegen, casi seguro que hubiera acabado en gol. Ya vimos que apenas tuvieron dos , una con 0-0 que Valverde colocó muy bien al palo largo pero sin suficiente potencia, fácil para Ter Stegen ; y el piscinazo de Vinicius (mucho más peligroso en estas acciones que en las propias del talento de su juego). De haber entrado alguna de ellas, quizás el partido hubiera sido distinto en su desenlace. El Barça tuvo una aceptable efectividad inicial aunque muy floja en general. Quizás con otro rival más potente, ese desaprovechamiento de las innumerables ocasiones de gol, hubiera propiciado un resultado desfavorable para los azulgranas. Aún así el dominio del partido fue total y eso permitió un hundimiento del Madrid, quizás sorprendido por la salida tan contundente del Barça y el exceso de confianza debido a su marcha cómoda durante la temporada. El resultado y el fútbol visto en el nuevo Bernabéu hizo daño en el madridismo y seguro que disgustó mucho a Florentino. Y también provocó una especie de regreso sicológico del Barça anunciando no tanto lo que es ahora sino lo que amenaza a sus rivales con volver a ser. Y aquí debemos detenernos. El Barça cometería un error, al que desgraciadamente nos tiene acostumbrados, si cayera en la autocamplacencia. Si el Barça deja de lado su renovada ambición y se aparta de la puja de un crack goleador diferencial, que debería ser Haaland; o piensa que Adama ya no es necesario, o que deberían renovar o no desprenderse de jugadores cuya insolvencia han llevado al Barça al cataclismo de los últimos años como Dembelé, Sergi Roberto, Riqui, Umtiti, Lenglet, J.Alba, Ter Stegen o Busquets; o realmente cree que ya tiene pegada para conseguir una Champions o que no es necesario renovar cuanto antes a jugadores estructurales imprescindibles como Araujo o Gavi, no tengan dudas de que el punto de inflexión que marca la goleada del Bernabéu quedará en una deliciosa anécdota. El Barça debe mantenerse firme en sus márgenes salariales y trabajar en su recuperación económica definitiva pero sin perder el norte deportivo. La supervivencia económica no se entiende sin que el motor deportivo sea el más potente. Esto es un club de fútbol por encima de todas las cosas. Perder joyas como Gavi y Araujo; no dejar hasta la última gota de sudor en lograr que Haaland venga al Barça o que al menos no vaya al Madrid, y traspasar de una vez al lastre llamado Ter Stegen, que mantiene a la nave a mitad de velocidad deben ser objetivos estratégicos irrenunciables por parte del club. Está muy bien que no se pierda la esperanza en ganar el título de liga pero aún logrando este milagro, olvidarse de estos objetivos que comentamos sería un error fatal del Barça que lo haría retroceder a la oscuridad sin remedio. Esperemos acontecimientos y confiemos en que el resultado del Bernabéu sea lo que debe ser : un punto de inflexión definitivo para recuperar el dominio del fútbol español como paso previo a lograr lo mismo en el ámbito europeo.

viernes, 11 de marzo de 2022

La idiosincrasia perdedora del Barça

 


Si no tuviéramos el ejemplo competitivo del Madrid geográficamente tan cerca y su enésima hazaña tan reciente quizás podríamos obviar un día  más el enorme lastre idiosincrásico que castiga al Barça continuamente. Es digno de estudio que existan ejemplos perfectos de dónde está el problema y que el grueso del barcelonismo y sus dirigentes sigan sin verlo . O quizás sí lo vean pero opten por no solucionarlo por entender que es irresoluble. No digo que no.

El caso es que escucho y leo el debate permanente sobre qué jugadores deberían venir y cuáles deberían quedarse. El primer año de Laporta está siendo tan excepcional como la propia pandemia ha impuesto. Había que retomar el camino del éxito y comenzar a elaborar las líneas de actuación para intentar resolver los enormes problemas económicos y deportivos que ahogan al club. Varias cosas se han hecho bien, otras no tanto. 

Parecía existir consenso general en el barcelonismo y entre los analistas : el gran problema del equipo estaba en la falta de calidad de la plantilla y lo descompensada que resultaba  tras años de mala gestión deportiva de Bartomeu. Pero esto no deberían ser sólo palabras. Hay nombres y apellidos.Y ahí siguen muchos de ellos. Es decir, el problema continúa. ¿Alguien puede explicar lo que escucho y leo en los debates diarios barcelonistas? Se dice que Sergi Roberto debería renovar porque no molesta tenerlo en plantilla y es de la casa, que Ter Stegen está en baja forma pero es intocable, que Alba y Busquets han recuperado su rendimiento y deben seguir en el equipo, que Dembelé es un crack y que siempre que sale marca la diferencia, que ya que se le paga debe usarse según diga Xavi y Xavi dice que es casi titular, que Luuk de Jong no vale para el Barça, que Dest ha mejorado mucho y hay lateral para tiempo, que Pedri, Nico y Gavi son muy buenos como también lo es Ferrán pero que no hay que exigirle goles porque no son goleadores ninguno de ellos, que Alves debe renovar porque alienta a los jóvenes y transmite buen rollo. Que Neto no vale y que ahora Iñaki Peña es un porterazo y que debemos congratularnos todos de que vuelva al Barça en Junio para "meter presión a Ter Stegen", que Messi y Neymar son unos incomprendidos en Paris y que allí la prensa francesa es injusta con ellos, que Adama no toma buenas decisiones en el campo, que Haaland es carísimo y está sobrevalorado y es mejor no ficharle y dar una oportunidad más a Jutglá y Abde o fichar a Isak ; que Araujo no sabe sacar la pelota desde atrás y si se quiere quedar debería hacerlo aunque en Inglaterra o el propio Madrid le ofrezcan el doble de salario... 

Resultaría muy esclarecedor si pudiéramos contemplar la actitud de los múltiples rivales y enemigos del Barça cuando asisten a ese debate .  Mi conclusión es que si la mayoría del barcelonismo y sus dirigentes piensan de ese modo , ¿no será que la ignorancia o la inconsciencia ya no es excusa y que realmente existe una idiosincrasia perdedora incrustada en el club? Obviamente se ha ganado , pero si analizamos  el potencial de los jugadores que ha tenido el Barça en las 3 últimas décadas y los que ha dejado marchar o no ha querido fichar cuando los tenía en su mano, se me antoja que los triunfos han sido mínimos.

El caso es que se puede extraer de ese permanente debate barcelonista que aquí se atiende más a los medios que al fin, al cariño y a la nostalgia de los que fueron protagonistas de éxito aunque estén pre-jubilados para el oficio. Interesa divertirse en el transcurso de los partidos, cumplir con las exigencias estéticas que demanda el barcelonista, sin importar tanto el resultado final.  Fiel reflejo de ello quizás sea la celebración en el vestuario de la derrota ante el Madrid en la Supercopa con caras perplejas de algún que otro profesional (De Jong o Araujo).

Mi pregunta sincera es por qué cuesta tanto que el barcelonismo y/o el club deje de tirar piedras contra su propio tejado. Claro que Ter Stegen no tiene nivel para el Barça y debería haber sido traspasado hace 5-6 años cuando comenzó a regalar goles, claro que Iñaki Peña no debe volver al Barça porque ni será competencia para Ter Stegen ni ninguno de los dos tiene calidad ni ofrece rendimiento de elite porque ayer lo que hizo fue beneficiarse de la torpeza en la definición de los atacantes azulgranas que le hicieron "rey por un día", por cierto como casi cada jornada ha pasado con los porteros rivales(la anterior con otro portero de nivel discreto como Badía). Claro que Sergi Roberto, Alves, Busquets o Alba tienen un rendimiento muy pobre por edad y/o calidad y/o agotamiento físico desde hace mucho y deberían ser traspasados o dados de baja ya que no pueden imponerse a los grandes rivales europeos o locales o ¿es que alguien puede defender que el Barça puede ganar una Champions con dos laterales que tienen 72 años entre los dos?. Claro que Dembelé lleva riéndose de la entidad desde que llegó y no aporta absolutamente nada en el campo teniendo en cuenta la millonada que cobra ; claro que Dest ni defiende ni ataca bien ni se entera de qué va este juego de alto nivel; claro que Luuk de Jong está siendo el mejor delantero de la plantilla con un rendimiento goleador incontestable (infinitamente superior por ejemplo al de Messi, cuando su coste para la entidad es 40 veces menor)  como se demuestra numéricamente y que sí merecería un resarcimiento por el escarnio público al que ha sido sometido por la ignorancia de analistas y aficionados; claro que Ferrán es un jugador menor del que está enamorado Xavi y que el City sabe que ha hecho la operación del siglo porque la primera gran torpeza del Barça de Laporta al aceptar el capricho de Xavi de ficharlo (que recuerda a las infinitas de Bartomeu) les servirá para financiar el fichaje de Haaland o el de Kane en su defecto; claro que hay que exigir no una suma de goles determinada sino que metan las clarísimas ocasiones de gol que tengan a TODOS los futbolistas independientemente de la posición que ocupen en el campo porque son futbolistas de elite del Barça y en su contrato no pone que tengan prohibido marcar goles si ocupan una determinada posición;  claro que Adama está demostrando con puro rendimiento que es imprescindible en el once actual porque es imparable en la banda, desestabiliza cualquier defensa rival, centra como los ángeles y otra cosa es que Xavi se empecine en no colocarle un 9 (Aubameyang o Luuk) en el área que se aproveche de ese regalo caído del cielo que tenemos ; claro que no se debe renovar a un jugador de 39 años en todo un Barça porque nos resulte muy simpático o nos provoque cariño nostálgico, puesto que su banda es una auténtica autopista para cualquier rival. Claro que Haaland es una bestia competitiva y goleadora y que todos los analistas coinciden en que marcará con su calidad una década de éxitos y que puede acabar formando una delantera demoledora y dominante en el mundo del fútbol si el Madrid consigue su fichaje; claro que calificar o considerar un posible fichaje de Isak como mejor que el de Haaland es una broma de la que se ríe cualquier rival del Barça, cuando este chico sueco lleva 4 goles en 22 partidos de liga y es una escopeta de feria frente a la porteria rival; que claro que Araujo y Gavi ya deberían estar renovados porque los dos forman parte de cualquier proyecto ganador serio que quiera acometer el Barça dónde Araujo se le ve que ya casi es Puyol y ponerle en duda o empujarle a salir insulta la inteligencia de cualquiera que sepa de  fútbol;   y que Messi o Neymar son ex jugadores que ya ni aportan ni deciden nada como con sufrimiento en sus propias carnes vienen experimentando la afición del PSG y sus dirigentes y así denuncian con objetividad los periodistas y analistas franceses.  Lo que sólo pasa aquí es que haya que aclarar constantemente estas obviedades. Es digno de reflexión y quizás vaya más allá del presidente o la dirección deportiva de turno. Es posible que esto tenga que ver con la pura idiosincrasia del club que en modo masoquista y quizás inconsciente aboga por perder títulos gracias a una sublimación de los medios que comporte un desprecio del fin. Confundir el amor con el deber sólo lleva al caos y a la derrota.

Sea como sea he vuelto a escuchar a Xavi y a Laporta también hablar de la necesidad de ganar. Mi pregunta también es : ¿cómo quieren ganar? ¿Realmente quieren seguir obviando que en torneos de eliminación lo importante es cómo se compite y no el juego en sí? ¿Quieren seguir centrados en tener extremos sin contar con 9 de referencia, centrocampistas o delanteros que tienen licencia para no tirar a puerta y fallar goles cantados, defensas que deben sacar la pelota jugada pero se les permite perder todos los duelos contra cualquier oponente o porteros como Ter Stegen que paran una de cada 5 que le chutan y encajan el primer disparo a puerta en cada partido pero deben saber jugar con los pies aunque no con las manos? Es de locos. O esa mentalidad cambia o se adapta a la competición (si quieren llamarlo más dulcemente de este modo) o bien el Barça continuará estancado en la idiosincrasia perdedora de la que se benefician sus rivales.

No solo la temporada que viene, las venideras se están casi decidiendo en estos meses en un mercado estival tan importante que marcará el futuro del orden mundial del fútbol. El Barça debe decidir si quiere seguir siendo perdedor o volver a la cima y tornar ese destino a ganador. Créanme nada sienta mejor en el fútbol (como en la vida en general) que ganar.  Que Xavi o los analistas del entorno azulgrana se olviden de pizarras y de reinventar el fútbol para hacerlo tántrico porque en este juego sólo ganan los que apuestan por el fin: el gol. ¿Tan difícil es aceptarlo?



 

AmazingCounters.com