jueves, 30 de septiembre de 2021

Koeman y Laporta, en la encrucijada




Así veo yo este asunto: Koeman era el entrenador elegido cuando en el lejano 2003 un joven Laporta encabezaba la candidatura nacida del grupo de oposición a Núñez conocido como Elefant Blau, que finalmente arrasaría en las elecciones. En aquella ocasión un enérgico Laporta repleto de ilusión sufrió su primera decepción cuando vio que Ronald no se mostró demasiado dispuesto a desligarse del Ajax ni a forzar una negociación para rebajar la indemnización que debería pagar el Barça si lo contrataba. Fue entonces cuando Cruyff propuso a Laporta otras opciones: Van Basten y Rjikaard. El primero tampoco se mostró demasiado dispuesto a aceptar una aventura tan temprana y arriesgada para una carrera de entrenador dónde nunca se le vio cómodo. Las dudas derribaron esa opción. Finalmente Laporta optó por el entusiasmo y la serenidad que le transmitía Rjikaard, también incipiente entrenador sin currículo como tal pero con una imponente estela de prestigio como crack mundial en su época de jugador. Hay que recordar que en aquellos días  el Barça vivía una situación similar a la actual. Es hora de tirar de hemeroteca. Económica y deportivamente el club intentaba sobrevivir a la nefasta gestión del presidente saliente , Gaspart (dimitido y sustituido en sus últimos meses de mandato por Reina); más o menos como ahora. Laporta salió triunfante de aquella aventura consiguiendo unos hitos a nivel de títulos y juego desconocidos hasta la fecha en la centenaria historia del club. Actualmente en 2021 tras una inesperada y catastrófica pandemia mundial, el club vuelve a intentar salir adelante y a recomponerse de una gestión de Bartomeu terrorífica. En este escenario, todos los planes de Laporta antes de acceder al poder se truncaron cuando comenzó a conocer los resultados de la due diligence que ordenó poner en marcha nada más entrar en el club y además por la férrea oposición de la LFP a flexibilizar un control financiero sin sentido tras 2 años de pandemia. Algunos quieren ver en esta actitud de Laporta una falta de planificación que atisbaba en campaña electoral y le acusan de improvisación . Sinceramente la planificación no es punto de discusión cuando la realidad se ha impuesto de modo implacable tras aclarar objetivamente las cuentas reales del club la due dilligence practicada meses después de la llegada de Laporta , la cuál difiere trágicamente de la conocida durante la campaña electoral. Antes al contrario para manejar esta situación sobrevenida y tan terrible lo realmente encomiable es tener una gran capacidad de improvisación, que en el peor de los casos es lo que viene demostrando el presidente Laporta.



Aún así , el equipo financiero de Laporta ha conseguido un crédito preferente de Goldman&Sachs de casi 600M € para poder seguir adelante y ha rebajado el ratio de salarios sobre ingresos a algo más del 75%. Con estas operaciones de urgencia, el club sale de la UCI aunque sigue hospitalizado. Y en medio de ese escenario queda en solitario el único superviviente de la era Bartoméu: el entrenador Ronald Koeman. 




Se me antoja que Laporta se mostró cariñoso pero firme con Ronald cuando llegó al poder . Ambos son transparentes y sinceros hasta la náusea. Parece que Laporta le dijo a las claras que él no era su entrenador elegido y que si no se cerraba alguna de las opciones abiertas para sustituirle se mantendría en el cargo hasta Junio o incluso le renovaría si el juego y resultados acompañaban . Koeman por su parte da la sensación de que le dejó claro lo que necesitaba deportivamente: básicamente mantener a Messi , fichar a Wjnaldum o un medio físico, a Eric, Memphis y un 9 goleador si salía Leo además de mantener en el equipo a los jóvenes valores (Pedri y Ansu) y a Neto. La situación económica y la dureza del FPF de la liga sólo posibilitaron que Eric, Memphis y Luuk de Jong le fuera concedido; aunque se mantuvieron los futbolistas que aparentemente solicitó salvo Messi y Griezmann (éste último no parece ser reclamado por nadie dentro del barcelonismo). A partir de ahí parece que vinieron las divergencias ideológicas con el discurso de Laporta. Intentaron reconducirlo si éxito y parece que Laporta le ofreció la salida pactada, pero deduzco que Janssen se negó a diferir la indemnización o incluso perdonar dinero (se especula que dicha indemnización por despido sería de 12 M €). 

De todo aquello vemos que ha quedado una especie de matrimonio de conveniencia que, como tantos otros, no funciona. El discurso de Koeman es divergente del de Laporta. Uno entiende que no se le puede exigir nada con la plantilla actual. Y el otro no puede aceptar la línea pública y privada derrotista del que se supone que es su máximo ejecutivo en el campo de fútbol. Los dos tienen gran parte de razón pero en este escenario, más habitual de lo que creemos, el que siempre tiene las de ganar es el jefe, como decía mi abuela. Además no olvidemos que hablamos de un "jefe" elegido democráticamente y por aplastante mayoria hace apenas unos meses; y en el club más democrático del mundo (para lo bueno y para lo malo).  Todo parte del error original de conformar ese matrimonio de conveniencia que como sabemos, casi nunca puede funcionar. Es lo que está ocurriendo. Y esta es la gran diferencia que encontramos con aquella primera etapa de Laporta en 2003 dónde el alineamiento con Rjikaard y el resto de directivos y ejecutivos del club recién llegados era casi total. Eso no quita que hubiera divergencias, pero las verdaderamente serias se saldaron con total honestidad y firmeza mediante dimisiones (la más significativa fue la de Sandro Rosell, el VP deportivo). Ahora todo el club está alineado con el nuevo presidente, salvo Koeman.  En un mega club como el Barça o en cualquier empresa importante, esta situación no se puede sostener. Todos tienen que ceder, pero obviamente más el empleado, por definición, por razones jerárquicas y por pura lógica empresarial. Koeman no acepta un discurso de ilusión y optimismo. Y es respetable, pero de ahí a renunciar a pelear los títulos públicamente en Septiembre hay un abismo. Jamás hemos visto esta situación en un club de elite. Y Laporta intenta mantenerse calmado y tragar con la situación, por la coyuntura económica y por no aumentar aún más la debilidad sicológica de un equipo tan joven y herido. Pero hasta cuándo se puede asegurar este equilibrio tan tenue y forzado. Obviamente los resultados y el juego mandan, como siempre ha dicho Laporta, y nadie podrá tildarle de no ser consecuente si finalmente cesa a Koeman.

¿Qué razones objetivas podría manejar Laporta para cesar a Koeman?  Quizás no las conozcamos todas pero las mías serían las siguientes, centrándome mucho en el último partido frente al Benfica en Lisboa , que para muchos supuso la gota que colma el vaso de la paciencia:

1. Vuelve al 5-3-2 que no le funciona ya en ningún partido.; y con ello se carga el inicio de esperanza y alegría que se consiguió contra el Levante (sin él en el banquillo por cierto).

2. Prefiere a Ter Stegen antes que a Neto, cuando el alemán tiene el rendimiento más pobre que se recuerda en un portero del Barça desde la época de Busquets padre o Angoy.

3. Prefiere a Sergi Roberto antes que a Mingueza y apoya su renovación , cuando aquél cada vez que juega es absolutamente nulo, como volvimos a comprobar en Lisboa.

4. Prefiere a Eric en el campo cuando está hundido sicológicamente por las críticas y cada vez más atisba que puede rendir más de pivote o de lateral derecho, que de central, mucho más sabiendo que atrás tiene un portero que monta su verbena particular cada partido. No se le ocurre probar roles distintos para  un chico de talento y prometedor, que le podría ser muy útil y que le gusta especialmente (él apoyó y solicitó  su fichaje desde la Navidad pasada).

5. Se carga a Nico cuando le estaba funcionando en el medio y comenzaba a volar.

6. En el caso del Benfica, cuando mejor jugaba el Barça aunque lo perdonaban todo arriba, retrasa a la defensa de 5 al protagonista del juego ofensivo De Jong , y se acaba el ritmo de remontada para siempre. 

7. Sustituye a Pedri porque como buen entrenador de formación lo había pactado con el chaval sin importarle demasiado el resultado del partido.

8. Ha enviado un mensaje derrotista que los propios jugadores han rechazado públicamente 

9. Pidió a luuk de Jong , Dest, Memphis , Eric y mantener expresamente a Neto y ninguno rinde, salvo Memphis y a cuenta gotas. 

10. Volviendo al Benfica llevaba 60 años sin ganar al Barça y en la última década ha goleado solo 2 veces : al Santa Clara y ayer  al Barça

11. Por lo visto esta temporada: no sabe competir con lo que tiene ni aprovechar los recursos  (pocos, sin duda) que le han dado . Solo bajar la cabeza y decir que es lo que hay .  En esas condiciones no necesitamos un técnico tan caro, porque en tono de chanza diría que me pueden llamar a mí o a la prima lejana de Laporta. Es más  debería mirar los recursos que tiene el Sheriff y los resultados que está obteniendo. 

12. Ni entiende ni comulga con la nueva línea de la nueva directiva y da la sensación de que sólo sigue en el cargo para cobrar su finiquito  (12 M), a lo que tiene todo el derecho del mundo, como el club de exigirle  rendimiento en función de esa importante cantidad que está cobrando.

13. Inoperancia para buscar nuevas alternativas tácticas, probar jugadores infrautilizados (Riqui, Neto, Umtiti). 


Son razones que se me ocurren por lo que llevo analizado. Y creo que muchas de ellas las compartiría el presidente Laporta. Dicho esto, nadie debe engañarse y cesar ahora a Koeman siempre será una mala noticia para todos. Dudo mucho de que el entrenador que acepte venir (de los que se han filtrado : Xavi, Robert Martínez, Óscar, Pirlo o Gallardo) pueda obtener mejores resultados en el marcador con la actual plantilla ; y penalizar al club con un nuevo desembolso económico que acarrearía el cese de Koeman añadido al correspondiente por la contratación de un nuevo técnico tampoco suena muy favorable para el Barça. Además resultaría muy doloroso que un ídolo del barcelonismo saliera de este modo de su casa. Aunque quizás sí que se abran nuevas ventajas si se acertara en la elección del nuevo entrenador: 1) alineamiento ideológico y de objetivos con el club; 2) mejorar la competitividad y la imagen de una plantilla depauperada y minusvalorada por su propio líder; 3) airear el cargado ambiente pesimista de un vestuario complejo y desolado; 4) el buen jugador de poker sabe que cuando la mala racha ahoga debe pedir romper la baraja y solicitar una nueva; 5) el factor suerte es inescrutable y caprichoso, pero un cambio de protagonista apelará al mismo .


Expuestos todos los elementos que componen este escenario tan perverso, resulta especialmente difícil ponerse en la piel del nuevo Presidente. Se sabe que él busca un entrenador de presente y futuro, que le dure con éxito el resto de su mandato que recién comienza. Eso complica aún más el asunto. En la propia directiva, en un sector mayoritario de la prensa, incluso cada vez más en la afición se comienza a atisbar una unanimidad en el grito de cese de Koeman. ¿A quién escuchar? Creo que Laporta escucha a todos. ¿A quién hacer caso? Conociendo a Laporta, a nadie, salvo a sí mismo y a su experiencia. Se tomará el tiempo que haga falta para reflexionar sobre la importancia capital de esta decisión. Nadie debe engañarse , aquellos que desde este verano abogaron por el cese de Koeman realmente buscan hacer daño y torpedear la nueva andadura de Laporta. Cuando Koeman no esté, irán directamente a por él. Esto lo sabe Laporta. Miren, en el Barça como en la vida en general, lo que suele arreglarlo casi todo, desgraciadamente, es el dinero. Y esto es lo que falta. Si esta situación hubiera ocurrido antes de la pandemia, Koeman tendría la plantilla que quiere y si los resultados y el juego no fueran los exigidos, ya estaría en la calle. La imaginación ha sustituido al dinero en este momento y con eso no llega para triunfar. O sí. No podemos saberlo hasta que transcurran 1-2 ejercicios de Laporta. Será entonces cuando el examen directo le tocará a él y el mismo proceso que ahora está pasando Koeman , le tocará vivirlo a él mismo. En este momento el barcelonismo es comprensivo con la situación del club. Y prefiere no cargar las tintas ni mirar al palco aún. Pero acabará haciéndolo si las medidas de Laporta, las ya ejecutadas, las previstas y las que se tomen finalmente , no satisfacen los resultados que el Barça debe tener siempre. 


Pero el escenario actual es el que es y urge dar un cambio de imagen a la negritud que invade cada actuación del Barça en el campo, especialmente en Europa. Laporta debe apretar a sus ejecutivos para que resuelvan la situación económica. Y debe hacer lo mismo con Alemany y Planes.  igual que está haciendo con Koeman, porque si no cumplen sus objetivos también habrá que aplicarles la misma medicina que a Ronald. Hay que emplearse a fondo en las salidas en las dos próximas ventanas de mercado. Jugadores como Ter Stegen, Sergi Roberto, Dest, Umtiti, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Dembelé, Coutinho o  Braithwaite  no deben vestir la camiseta del Barça nunca más. Si no quieren salir, hay que apartarles en la grada sin menoscabo de sus derechos laborales. Hay que fichar muy bien en enero y mucho mejor el próximo verano, empezando por Haaland, el “Ronaldinho” que le salvó en su primera etapa de presidente. No hay más. Si el próximo verano, estos objetivos no se cumplen, quizás sea Laporta el que deba ser honesto y aceptar la rendición, convocar elecciones anticipadas y dar paso a un verdadero candidato que sepa cómo devolver al Barça a la cima del fútbol mundial. Es tan sencillo que hace daño a la vista. 


¿Qué haría yo? Hablar por última vez con Koeman y exponerle de nuevo el discurso oficial de esta nueva era con firmeza pero con cariño por ser quién es. De puertas afuera: vender ilusión, esperanza y optimismo,sin prometer títulos (ni con grandes plantillas ningún entrenador blaugrana se ha atrevido a hacerlo). De puertas adentro: dejarse la vida en el trabajo, que jueguen los mejores y que se olvide de sistemas que no funcionan.  Si pasadas unas jornadas, todo sigue igual, no mejora la competitividad y la imagen del equipo independientemente de los resultados, sigue contando con los Ter Stegen, Sergi Roberto, Busquets, Dest y jugadores de pésimo rendimiento,  se pierde contra el Dinamo de Kiev, sería hora de cortar la hemorragia por dónde siempre se corta en el mundo del fútbol desde que existe. Ojalá no ocurra y Koeman pueda finalizar su contrato actual de modo natural. Sería la mejor noticia para el Barça.

Si finalmente lo previsible ocurre en el Wanda y un nuevo ridiculo precipita el cese de Koeman.  ¿Cual sería mi candidato ideal? Zidane. Es el golpe de efecto maquiavélicamente perfecto  si quisiera venir. Sería la operación exitosa de Eto'o trasladada años después al banquillo. Ambos con ganas de vengarse de Florentino y el Madrid. El primero lo hizo, ¿el segundo también? Zidane es joven aún y ambicioso, conoce el fútbol español, le gusta el juego de posición y toque, y es muy ganador. Además tiene la fortuna de los elegidos. Sería imprescindible un compromiso compartido por ambas partes de hacer un proyecto largo , siempre que Zidane sea complacido en  los jugadores que pida salir y entrar  así como en el resto de sus condiciones (con arreglo a la situacion económica del club, manejando el "largoplacismo" y la estabilidad como principio sine qua non de la relación), siempre que Laporta reciba la absoluta lealtad al estilo cruyffista símbolo del Barça por parte del francés. Es una idea dificilísima de llevar a la práctica por muchas razones, pero sería mi propuesta. Siempre he pensado que en situaciones extremas hay que tomar medidas extremas. Sé que sería una propuesta muy contestada pero la institución necesita un tratamiento de electro shock que la despierte y reanime, como último recurso antes de unas nuevas elecciones.   En caso más que probable de fallar (sería lo lógico) la opción Zidane mantendría a Schreuder, que parece un entrenador moderno relacionado con la nueva hornada alemana de éxito al haber trabajado en el Hoffenheim  durante el origen de la misma , siendo segundo de Nagelsmann durante un tiempo , que conoce muy bien la plantilla y que quizás pueda hacer una buena transición hasta la llegada de un técnico ideal y definitivo sea en Enero, sea en Junio. En ese caso habría tiempo para preparar un relevo serio y de larga duración, ya con una plantilla mejorada el verano que viene, quizás con  Xavi como técnico ideal. En caso de que se precipitaran los acontecimientos (con eliminación de champions incluida ) también se podría mantener a Schreuder hasta Enero con el mercado abierto y tiempo para cerrar la contratación de un técnico ideal  sea Xavi, insisto, u otras alternativas como Gallardo. 

Finalmente y volviendo a Koeman, en caso de ser cesado como primer entrenador, le ofrecería el cargo de director de la cantera y le ofrecería la renovación por al menos 1 año más para compensar su salario .  En rueda de prensa conjunta con Laporta sellarían la paz mediante el anuncio público de esta resolución, para mí la mejor posible para todas las partes. Lo que me ha demostrado esta experiencia con Koeman es que quizás estaba equivocado con él y no es un gran entrenador de elite ganador sino un excelente entrenador de formación de jóvenes jugadores. Por eso yo creo que La Masía sería su lugar ideal de trabajo si quisiera continuar en el Barça. 




 Luis Suárez: (At.Madrid, Sept.2021) “(…) En el Barça haya la plantilla que haya tienes la obligación de ganar todo (…)”.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.