TOP 10 mejores futbolistas

Dušan Vlahović

TOP 10 mejores futbolistas

Kylian Mbappé Lottin

TOP 10 mejores futbolistas

Karim Mostafa Benzema

TOP 10 mejores futbolistas

Mohamed Salah Hamed Mahrous Ghaly

TOP 10 mejores futbolistas

Virgil van Dijk

TOP 10 mejores futbolistas

Erling Braut Haaland

TOP 10 mejores futbolistas

Robert Lewandowski

TOP 10 mejores futbolistas

Kevin De Bruyne

jueves, 30 de septiembre de 2021

Koeman y Laporta, en la encrucijada




Así veo yo este asunto: Koeman era el entrenador elegido cuando en el lejano 2003 un joven Laporta encabezaba la candidatura nacida del grupo de oposición a Núñez conocido como Elefant Blau, que finalmente arrasaría en las elecciones. En aquella ocasión un enérgico Laporta repleto de ilusión sufrió su primera decepción cuando vio que Ronald no se mostró demasiado dispuesto a desligarse del Ajax ni a forzar una negociación para rebajar la indemnización que debería pagar el Barça si lo contrataba. Fue entonces cuando Cruyff propuso a Laporta otras opciones: Van Basten y Rjikaard. El primero tampoco se mostró demasiado dispuesto a aceptar una aventura tan temprana y arriesgada para una carrera de entrenador dónde nunca se le vio cómodo. Las dudas derribaron esa opción. Finalmente Laporta optó por el entusiasmo y la serenidad que le transmitía Rjikaard, también incipiente entrenador sin currículo como tal pero con una imponente estela de prestigio como crack mundial en su época de jugador. Hay que recordar que en aquellos días  el Barça vivía una situación similar a la actual. Es hora de tirar de hemeroteca. Económica y deportivamente el club intentaba sobrevivir a la nefasta gestión del presidente saliente , Gaspart (dimitido y sustituido en sus últimos meses de mandato por Reina); más o menos como ahora. Laporta salió triunfante de aquella aventura consiguiendo unos hitos a nivel de títulos y juego desconocidos hasta la fecha en la centenaria historia del club. Actualmente en 2021 tras una inesperada y catastrófica pandemia mundial, el club vuelve a intentar salir adelante y a recomponerse de una gestión de Bartomeu terrorífica. En este escenario, todos los planes de Laporta antes de acceder al poder se truncaron cuando comenzó a conocer los resultados de la due diligence que ordenó poner en marcha nada más entrar en el club y además por la férrea oposición de la LFP a flexibilizar un control financiero sin sentido tras 2 años de pandemia. Algunos quieren ver en esta actitud de Laporta una falta de planificación que atisbaba en campaña electoral y le acusan de improvisación . Sinceramente la planificación no es punto de discusión cuando la realidad se ha impuesto de modo implacable tras aclarar objetivamente las cuentas reales del club la due dilligence practicada meses después de la llegada de Laporta , la cuál difiere trágicamente de la conocida durante la campaña electoral. Antes al contrario para manejar esta situación sobrevenida y tan terrible lo realmente encomiable es tener una gran capacidad de improvisación, que en el peor de los casos es lo que viene demostrando el presidente Laporta.



Aún así , el equipo financiero de Laporta ha conseguido un crédito preferente de Goldman&Sachs de casi 600M € para poder seguir adelante y ha rebajado el ratio de salarios sobre ingresos a algo más del 75%. Con estas operaciones de urgencia, el club sale de la UCI aunque sigue hospitalizado. Y en medio de ese escenario queda en solitario el único superviviente de la era Bartoméu: el entrenador Ronald Koeman. 




Se me antoja que Laporta se mostró cariñoso pero firme con Ronald cuando llegó al poder . Ambos son transparentes y sinceros hasta la náusea. Parece que Laporta le dijo a las claras que él no era su entrenador elegido y que si no se cerraba alguna de las opciones abiertas para sustituirle se mantendría en el cargo hasta Junio o incluso le renovaría si el juego y resultados acompañaban . Koeman por su parte da la sensación de que le dejó claro lo que necesitaba deportivamente: básicamente mantener a Messi , fichar a Wjnaldum o un medio físico, a Eric, Memphis y un 9 goleador si salía Leo además de mantener en el equipo a los jóvenes valores (Pedri y Ansu) y a Neto. La situación económica y la dureza del FPF de la liga sólo posibilitaron que Eric, Memphis y Luuk de Jong le fuera concedido; aunque se mantuvieron los futbolistas que aparentemente solicitó salvo Messi y Griezmann (éste último no parece ser reclamado por nadie dentro del barcelonismo). A partir de ahí parece que vinieron las divergencias ideológicas con el discurso de Laporta. Intentaron reconducirlo si éxito y parece que Laporta le ofreció la salida pactada, pero deduzco que Janssen se negó a diferir la indemnización o incluso perdonar dinero (se especula que dicha indemnización por despido sería de 12 M €). 

De todo aquello vemos que ha quedado una especie de matrimonio de conveniencia que, como tantos otros, no funciona. El discurso de Koeman es divergente del de Laporta. Uno entiende que no se le puede exigir nada con la plantilla actual. Y el otro no puede aceptar la línea pública y privada derrotista del que se supone que es su máximo ejecutivo en el campo de fútbol. Los dos tienen gran parte de razón pero en este escenario, más habitual de lo que creemos, el que siempre tiene las de ganar es el jefe, como decía mi abuela. Además no olvidemos que hablamos de un "jefe" elegido democráticamente y por aplastante mayoria hace apenas unos meses; y en el club más democrático del mundo (para lo bueno y para lo malo).  Todo parte del error original de conformar ese matrimonio de conveniencia que como sabemos, casi nunca puede funcionar. Es lo que está ocurriendo. Y esta es la gran diferencia que encontramos con aquella primera etapa de Laporta en 2003 dónde el alineamiento con Rjikaard y el resto de directivos y ejecutivos del club recién llegados era casi total. Eso no quita que hubiera divergencias, pero las verdaderamente serias se saldaron con total honestidad y firmeza mediante dimisiones (la más significativa fue la de Sandro Rosell, el VP deportivo). Ahora todo el club está alineado con el nuevo presidente, salvo Koeman.  En un mega club como el Barça o en cualquier empresa importante, esta situación no se puede sostener. Todos tienen que ceder, pero obviamente más el empleado, por definición, por razones jerárquicas y por pura lógica empresarial. Koeman no acepta un discurso de ilusión y optimismo. Y es respetable, pero de ahí a renunciar a pelear los títulos públicamente en Septiembre hay un abismo. Jamás hemos visto esta situación en un club de elite. Y Laporta intenta mantenerse calmado y tragar con la situación, por la coyuntura económica y por no aumentar aún más la debilidad sicológica de un equipo tan joven y herido. Pero hasta cuándo se puede asegurar este equilibrio tan tenue y forzado. Obviamente los resultados y el juego mandan, como siempre ha dicho Laporta, y nadie podrá tildarle de no ser consecuente si finalmente cesa a Koeman.

¿Qué razones objetivas podría manejar Laporta para cesar a Koeman?  Quizás no las conozcamos todas pero las mías serían las siguientes, centrándome mucho en el último partido frente al Benfica en Lisboa , que para muchos supuso la gota que colma el vaso de la paciencia:

1. Vuelve al 5-3-2 que no le funciona ya en ningún partido.; y con ello se carga el inicio de esperanza y alegría que se consiguió contra el Levante (sin él en el banquillo por cierto).

2. Prefiere a Ter Stegen antes que a Neto, cuando el alemán tiene el rendimiento más pobre que se recuerda en un portero del Barça desde la época de Busquets padre o Angoy.

3. Prefiere a Sergi Roberto antes que a Mingueza y apoya su renovación , cuando aquél cada vez que juega es absolutamente nulo, como volvimos a comprobar en Lisboa.

4. Prefiere a Eric en el campo cuando está hundido sicológicamente por las críticas y cada vez más atisba que puede rendir más de pivote o de lateral derecho, que de central, mucho más sabiendo que atrás tiene un portero que monta su verbena particular cada partido. No se le ocurre probar roles distintos para  un chico de talento y prometedor, que le podría ser muy útil y que le gusta especialmente (él apoyó y solicitó  su fichaje desde la Navidad pasada).

5. Se carga a Nico cuando le estaba funcionando en el medio y comenzaba a volar.

6. En el caso del Benfica, cuando mejor jugaba el Barça aunque lo perdonaban todo arriba, retrasa a la defensa de 5 al protagonista del juego ofensivo De Jong , y se acaba el ritmo de remontada para siempre. 

7. Sustituye a Pedri porque como buen entrenador de formación lo había pactado con el chaval sin importarle demasiado el resultado del partido.

8. Ha enviado un mensaje derrotista que los propios jugadores han rechazado públicamente 

9. Pidió a luuk de Jong , Dest, Memphis , Eric y mantener expresamente a Neto y ninguno rinde, salvo Memphis y a cuenta gotas. 

10. Volviendo al Benfica llevaba 60 años sin ganar al Barça y en la última década ha goleado solo 2 veces : al Santa Clara y ayer  al Barça

11. Por lo visto esta temporada: no sabe competir con lo que tiene ni aprovechar los recursos  (pocos, sin duda) que le han dado . Solo bajar la cabeza y decir que es lo que hay .  En esas condiciones no necesitamos un técnico tan caro, porque en tono de chanza diría que me pueden llamar a mí o a la prima lejana de Laporta. Es más  debería mirar los recursos que tiene el Sheriff y los resultados que está obteniendo. 

12. Ni entiende ni comulga con la nueva línea de la nueva directiva y da la sensación de que sólo sigue en el cargo para cobrar su finiquito  (12 M), a lo que tiene todo el derecho del mundo, como el club de exigirle  rendimiento en función de esa importante cantidad que está cobrando.

13. Inoperancia para buscar nuevas alternativas tácticas, probar jugadores infrautilizados (Riqui, Neto, Umtiti). 


Son razones que se me ocurren por lo que llevo analizado. Y creo que muchas de ellas las compartiría el presidente Laporta. Dicho esto, nadie debe engañarse y cesar ahora a Koeman siempre será una mala noticia para todos. Dudo mucho de que el entrenador que acepte venir (de los que se han filtrado : Xavi, Robert Martínez, Óscar, Pirlo o Gallardo) pueda obtener mejores resultados en el marcador con la actual plantilla ; y penalizar al club con un nuevo desembolso económico que acarrearía el cese de Koeman añadido al correspondiente por la contratación de un nuevo técnico tampoco suena muy favorable para el Barça. Además resultaría muy doloroso que un ídolo del barcelonismo saliera de este modo de su casa. Aunque quizás sí que se abran nuevas ventajas si se acertara en la elección del nuevo entrenador: 1) alineamiento ideológico y de objetivos con el club; 2) mejorar la competitividad y la imagen de una plantilla depauperada y minusvalorada por su propio líder; 3) airear el cargado ambiente pesimista de un vestuario complejo y desolado; 4) el buen jugador de poker sabe que cuando la mala racha ahoga debe pedir romper la baraja y solicitar una nueva; 5) el factor suerte es inescrutable y caprichoso, pero un cambio de protagonista apelará al mismo .


Expuestos todos los elementos que componen este escenario tan perverso, resulta especialmente difícil ponerse en la piel del nuevo Presidente. Se sabe que él busca un entrenador de presente y futuro, que le dure con éxito el resto de su mandato que recién comienza. Eso complica aún más el asunto. En la propia directiva, en un sector mayoritario de la prensa, incluso cada vez más en la afición se comienza a atisbar una unanimidad en el grito de cese de Koeman. ¿A quién escuchar? Creo que Laporta escucha a todos. ¿A quién hacer caso? Conociendo a Laporta, a nadie, salvo a sí mismo y a su experiencia. Se tomará el tiempo que haga falta para reflexionar sobre la importancia capital de esta decisión. Nadie debe engañarse , aquellos que desde este verano abogaron por el cese de Koeman realmente buscan hacer daño y torpedear la nueva andadura de Laporta. Cuando Koeman no esté, irán directamente a por él. Esto lo sabe Laporta. Miren, en el Barça como en la vida en general, lo que suele arreglarlo casi todo, desgraciadamente, es el dinero. Y esto es lo que falta. Si esta situación hubiera ocurrido antes de la pandemia, Koeman tendría la plantilla que quiere y si los resultados y el juego no fueran los exigidos, ya estaría en la calle. La imaginación ha sustituido al dinero en este momento y con eso no llega para triunfar. O sí. No podemos saberlo hasta que transcurran 1-2 ejercicios de Laporta. Será entonces cuando el examen directo le tocará a él y el mismo proceso que ahora está pasando Koeman , le tocará vivirlo a él mismo. En este momento el barcelonismo es comprensivo con la situación del club. Y prefiere no cargar las tintas ni mirar al palco aún. Pero acabará haciéndolo si las medidas de Laporta, las ya ejecutadas, las previstas y las que se tomen finalmente , no satisfacen los resultados que el Barça debe tener siempre. 


Pero el escenario actual es el que es y urge dar un cambio de imagen a la negritud que invade cada actuación del Barça en el campo, especialmente en Europa. Laporta debe apretar a sus ejecutivos para que resuelvan la situación económica. Y debe hacer lo mismo con Alemany y Planes.  igual que está haciendo con Koeman, porque si no cumplen sus objetivos también habrá que aplicarles la misma medicina que a Ronald. Hay que emplearse a fondo en las salidas en las dos próximas ventanas de mercado. Jugadores como Ter Stegen, Sergi Roberto, Dest, Umtiti, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Dembelé, Coutinho o  Braithwaite  no deben vestir la camiseta del Barça nunca más. Si no quieren salir, hay que apartarles en la grada sin menoscabo de sus derechos laborales. Hay que fichar muy bien en enero y mucho mejor el próximo verano, empezando por Haaland, el “Ronaldinho” que le salvó en su primera etapa de presidente. No hay más. Si el próximo verano, estos objetivos no se cumplen, quizás sea Laporta el que deba ser honesto y aceptar la rendición, convocar elecciones anticipadas y dar paso a un verdadero candidato que sepa cómo devolver al Barça a la cima del fútbol mundial. Es tan sencillo que hace daño a la vista. 


¿Qué haría yo? Hablar por última vez con Koeman y exponerle de nuevo el discurso oficial de esta nueva era con firmeza pero con cariño por ser quién es. De puertas afuera: vender ilusión, esperanza y optimismo,sin prometer títulos (ni con grandes plantillas ningún entrenador blaugrana se ha atrevido a hacerlo). De puertas adentro: dejarse la vida en el trabajo, que jueguen los mejores y que se olvide de sistemas que no funcionan.  Si pasadas unas jornadas, todo sigue igual, no mejora la competitividad y la imagen del equipo independientemente de los resultados, sigue contando con los Ter Stegen, Sergi Roberto, Busquets, Dest y jugadores de pésimo rendimiento,  se pierde contra el Dinamo de Kiev, sería hora de cortar la hemorragia por dónde siempre se corta en el mundo del fútbol desde que existe. Ojalá no ocurra y Koeman pueda finalizar su contrato actual de modo natural. Sería la mejor noticia para el Barça.

Si finalmente lo previsible ocurre en el Wanda y un nuevo ridiculo precipita el cese de Koeman.  ¿Cual sería mi candidato ideal? Zidane. Es el golpe de efecto maquiavélicamente perfecto  si quisiera venir. Sería la operación exitosa de Eto'o trasladada años después al banquillo. Ambos con ganas de vengarse de Florentino y el Madrid. El primero lo hizo, ¿el segundo también? Zidane es joven aún y ambicioso, conoce el fútbol español, le gusta el juego de posición y toque, y es muy ganador. Además tiene la fortuna de los elegidos. Sería imprescindible un compromiso compartido por ambas partes de hacer un proyecto largo , siempre que Zidane sea complacido en  los jugadores que pida salir y entrar  así como en el resto de sus condiciones (con arreglo a la situacion económica del club, manejando el "largoplacismo" y la estabilidad como principio sine qua non de la relación), siempre que Laporta reciba la absoluta lealtad al estilo cruyffista símbolo del Barça por parte del francés. Es una idea dificilísima de llevar a la práctica por muchas razones, pero sería mi propuesta. Siempre he pensado que en situaciones extremas hay que tomar medidas extremas. Sé que sería una propuesta muy contestada pero la institución necesita un tratamiento de electro shock que la despierte y reanime, como último recurso antes de unas nuevas elecciones.   En caso más que probable de fallar (sería lo lógico) la opción Zidane mantendría a Schreuder, que parece un entrenador moderno relacionado con la nueva hornada alemana de éxito al haber trabajado en el Hoffenheim  durante el origen de la misma , siendo segundo de Nagelsmann durante un tiempo , que conoce muy bien la plantilla y que quizás pueda hacer una buena transición hasta la llegada de un técnico ideal y definitivo sea en Enero, sea en Junio. En ese caso habría tiempo para preparar un relevo serio y de larga duración, ya con una plantilla mejorada el verano que viene, quizás con  Xavi como técnico ideal. En caso de que se precipitaran los acontecimientos (con eliminación de champions incluida ) también se podría mantener a Schreuder hasta Enero con el mercado abierto y tiempo para cerrar la contratación de un técnico ideal  sea Xavi, insisto, u otras alternativas como Gallardo. 

Finalmente y volviendo a Koeman, en caso de ser cesado como primer entrenador, le ofrecería el cargo de director de la cantera y le ofrecería la renovación por al menos 1 año más para compensar su salario .  En rueda de prensa conjunta con Laporta sellarían la paz mediante el anuncio público de esta resolución, para mí la mejor posible para todas las partes. Lo que me ha demostrado esta experiencia con Koeman es que quizás estaba equivocado con él y no es un gran entrenador de elite ganador sino un excelente entrenador de formación de jóvenes jugadores. Por eso yo creo que La Masía sería su lugar ideal de trabajo si quisiera continuar en el Barça. 




 Luis Suárez: (At.Madrid, Sept.2021) “(…) En el Barça haya la plantilla que haya tienes la obligación de ganar todo (…)”.

viernes, 3 de septiembre de 2021

Análisis del mercado y de la plantilla actual FCB 20/21



Son tiempos duros para el Barça. Asfixiado por las consecuencias económicas del Covid y el límite salarial de la LFP, Laporta comienza a agotar su balón de oxígeno y el optimismo agoniza en el barcelonismo. Creer en Laporta y en que lo que está haciendo en sus apenas 6 meses de gestión es lo mejor para el club comienza a ser un acto de fe. Es natural que la inmensa mayoría de seguidores del club no sean expertos en economía y no logren entender por qué no paran de sucederse las malas noticias deportivas cuando la respuesta que encuentran siempre se refiere a las finanzas del club. El gran mercado futbolístico ha sido frenético en sus últimos días y el Barça parecía contemplarlo maniatado e impotente por la trágica situación económica que la pandemia y la gestión de Bartomeu ha provocado en el club. Los grandes rivales europeos y nacionales se refuerzan mientras que el Barça no puede reaccionar ni defenderse y además continua perdiendo talento (Messi, Ilaix, ¿quizás Fati sea el siguiente?). A nivel aficionado, el barcelonismo se pregunta por qué no se puede hacer nada. Por qué no se pudo retener a Messi o a Ilaix; o por qué no se ha fichado Haaland o a Olmo o a Lautaro o a Donnarumma , o a cualquier otro crack que eleve el nivel mediocre de la plantilla. Sabemos que la respuesta técnica es la cuestión económica, insisto. 

En este blog también hemos expuesto y detallado las razones que han obligado a Laporta a tomar estas dolorosas decisiones. Pero yo no tengo duda de que sólo se podrá resolver lo económico si se soluciona lo deportivo. El Barça es un club de fútbol al fin y al cabo ; y el mundo del fútbol se rige por diferentes normas a las del universo empresarial por mucho que las escuelas de negocios puedan llegar a decir lo contrario. Claro que el barcelonismo está preparado para otro año de transición y crecimiento de los jóvenes sin poder tener opciones de ganar la Champions o la Liga, pero el pesimismo reinante se torna desesperación cuando no se ve ningún movimiento a corto ni medio plazo por las pocas “grandes piezas” decisivas que aún quedan en el mercado y que puedan dar esperanza al sacrificio que desde la entidad se pide, sin decirlo abiertamente, al barcelonismo. Antes al contrario, el mensaje institucional dirigido por Laporta y Yuste es de ilusión, de optimismo vigoroso, de confianza porque el club saldrá a ganar todos los títulos. ¿Es realmente necesario ese mensaje?¿Es un grito de ilusión o de “ilusionismo”? Quizás esta reflexión deba tenerse en cuenta. Obviamente una directiva recién llegada no puede transmitir más pesimismo del que hay. Laporta quiere insuflar espíritu ganador a un club que se ha convertido en perdedor y pesimista. Pero hace mucho que el barcelonismo huye de las palabras y necesita hechos contundentes. La realidad es que la plantilla es la que es. No puedes construir una catedral con un puñado de albañiles bien pagados y 4 palas. Todos sabemos que más de la mitad de los jugadores actuales sobran. Que la renovación que se ha hecho de la plantilla queda corta y es insuficiente. Si menciono a Ter Stegen, Umtiti, Lenglet, J.Alba, Busquets, S.Roberto, Braithewaite, Coutinho, Dembelé o Riqui sin ir más lejos, sé que provoco reacciones más o menos divididas pero con un denominador común: la mayoría sobran o no pueden aportar casi nada ya al Barça sea por falta de calidad o de rendimiento si tenemos en cuenta sus fichas fuera de mercado en muchos casos. Resolver este embrollo es casi imposible porque los jugadores y sus agentes se plantan ; y no quieren marcharse o al menos no renunciar a sus elevadas fichas. Y por descontado los potenciales clubes compradores huyen de estas fichas tan altas. Los capitanes parece  que se rebajan el sueldo o diferirán su salario. Se alargarán los años de contrato como “solución” a corto plazo. Nada de esto satisface a la afición que se resigna a verlos vestir esa sagrada camiseta más años en una especie de bucle inacabable y desesperante. Si el propio club no dignifica la camiseta, no esperen que lo hagan este perfil de jugadores. Laporta ha explicado con claridad por qué no se puede resolver la situación de otro modo. 
Pero también escuchamos a Koeman (y apenas nada a Mateu Alemany o a Planes) transmitir un mensaje optimista en cuanto que cuentan deportivamente con esos jugadores que he mencionado. ¿Lo dicen porque no quieren tirar piedras contra su propio tejado? ¿No quieren devaluarlos aún más? Sinceramente creo que esa etapa ya ha sido quemada y estos jugadores no han reaccionado ni nadie en el mercado quiere pagar por ellos lo que exigen para irse. Y creo que no reaccionan porque dudo mucho que tengan calidad y carácter para hacerlo cuando hablamos de defender la camiseta del Barça. El tiempo pasa y no llega el punto de inflexión. Recuerdo que en la primera etapa de Laporta , Txiki (Director técnico) o Sandro (Vp deportivo) hablaban casi a diario de la confección de la plantilla, de las bajas, de las altas, de las futuras operaciones. Ahora apenas hemos visto a Mateu Alemany o a Ramón Planes contarnos algo, aunque no fuera interesante, insisto. No sabemos cuáles son sus planes ni qué están haciendo y por qué. Esto incrementa la sensación de frialdad y pesimismo en el barcelonismo. Venimos de años de deriva futbolística en la planificación y los nuevos ejecutores de la política deportiva permanecen clandestinos incluso en el anonimato para gran parte de los aficionados blaugrana. ¿Que se puede hacer?¿Quién nos defiende o quién defiende al Barça? Si Laporta pretende dejar el destino del club en manos de financieros que trabajen para recuperarlo económicamente ya os digo que le costará el cargo, la salida precipitada y el fracaso. Sólo desde el éxito deportivo se podrá reconducir lo económico. Es fácil decirlo y casi imposible lograrlo , pero Laporta ya demostró que se pudo hacer en una situación similar en el 2003. Y se hizo dando un golpe en el mercado, casi milagroso, pero optimista e impulsor del proyecto deportivo: el fichaje de Ronaldinho (precisamente arrebatándoselo al PSG y a Florentino, hace casi dos décadas). Ni sabemos cómo se pudo hacer ni casi nos interesa, pero se hizo y fue el impulso de un equipo estelar y de una época dorada. Recuerden el famoso discurso de los “portaaviones” y el “círculo virtuoso” que unos jóvenes Laporta, Ferrán Soriano o Rosell repetían con convencimiento en su primer año de mandato. Por eso los socios votamos a Laporta o al menos yo le voté. Es lo que debe recuperar. Los financieros sólo propondrán contener el gasto con austeridad y rebajando deuda, pero la plantilla se seguirá empobreciendo mientras los rivales serán cada vez más fuertes. Dios me libre de criticar su trabajo. Es lo que saben hacer y están haciendo pero en el escenario del fútbol de elite se necesita invertir en jugadores y en reforzar el equipo como recientemente declaraba uno de los mejores dirigentes-propietarios del fútbol actual , el sr.Roig con su brillante Villarreal en el cenit de rendimiento deportivo y económico. Quizás el mensaje y la actitud hacia ese grupo de futbolistas menores que conserva el Barça por obligación económica y jurídica debería haber sido más duro, quizás se tendría que haber cortado de raíz cualquier brizna de esperanza de que pueden ser recuperables, quizás se tendría que haber actuado con el mismo vigor que con Matheus o con Ilaix. Sabemos que las posibles indemnizaciones por rescisiones unilaterales de contrato pueden ser económicamente terribles para el club y que la LFP contemplará bajo su control financiero las mismas, con lo que el límite salarial seguiría siendo un problema pero formar una bolsa de futbolistas indeseables desde el punto futbolístico por el club sin que jueguen ni un solo minuto quizás resultara una medida que diera resultado en alguno de ellos. Puede que Busquets debiera salir de ese grupo indeseable por sus enormes méritos contraídos por rendimiento en el campo y en silencio fuera del mismo pero creo que muchos de ellos son internacionales, hay un Mundial muy próximo y no sé si estar en la grada cobrando una gran ficha les pudiera compensar en el sentido profesional. Por otro lado escuchamos al dimitido Sr.Giró (antes de las elecciones) durante toda la campaña electoral explicar en detalle cuál era su solución económica (la emisión de bonos entre otras medidas). No sabemos si se están adoptando estas medidas pero la situación futbolística es tan terrible que quizás, y digo quizás, cabría acudir a otras más extremas y cortoplacistas como la venta de parte del Barça corporate (como proponía Toni Freixa), la aceptación del acuerdo CVC de la LFP para normalizar relaciones con ellos y recuperar límite salarial (a pesar del riesgo de hipoteca futura del club), el abandono definitivo de la Superliga y la recuperación de relaciones con UEFA o incluso la subida de precios de abonos, de cuotas de socios y la hipotética petición de aportaciones de socios y aficionados a cambio de compensaciones deportivas (viajar con el equipo, privilegios en el Camp Nou y en las concentraciones o en las ruedas de prensa) o de cualquier otra índole. Si Laporta apelaba a medidas imaginativas para salir del hoyo, no creo que desentonen algunas de estas sugerencias que dejo en el aire. 

Dicho lo dicho, el mercado ha finalizado y ahora podemos entender que Laporta optara por un director de fútbol del perfil de Mateu Alemany (más financiero y buen negociador contractual) y mantener a Ramón Planes (ST heredado de Bartomeu, gran conocedor de todos los contratos en vigor de los futbolistas ). Han salido : Todibo, Trincao, Emerson ,Griezmann Messi, Ilaix ,Manaj ,Junior, Aleña, Matheus, Konrad, Collado, Akieme  y Pjanic . Cedidos , dados de baja o traspasados, la realidad es que el ratio de la masa salarial que antes de la llegada de Laporta era del 115% sobre los ingresos del club , ahora ha pasado a rebasar ligeramente el 80%. El óptimo sería que estuviera en el 65% . Pero parece más controlada y en proceso de estar plenamente resuelta cuando se confirme la bajada de salario de Umtiti, de Dembelé y Sergi Roberto en su probable renovación ; y la ya parece que consumada de Pjanic del 60% de su salario por los dos años que le resten cuando regrese de su cesión en el Besiktas (los turcos se hacen cargo del 45% de su ficha actual aproximadamente , es decir unos 2,75M euros). 


Centrándonos en los dos casos más llamativos: la salida de Messi y Griezmann.  Como publicó el New York Times, el Barça necesitaba recortar 200M € en salarios para poder inscribir el nuevo contrato de Messi en la LFP. Creo que con eso queda todo dicho. También hay que tener en cuenta que echar a Griezmann puede significar si nos atenemos a la lógica del contrato 70 M por los 3 años restantes (salario bruto en 5 años  según publica Sport: 95 M  + variable unos 3-4M brutos por año) + 10M (que paga el Atleti por 1 año cedido) + 40 M la opción de compra obligatoria del Atlético de Madrid en caso de que juegue el 50% de los partidos oficiales del Atlético si está disponible  =  120 M + la salida de Messi que suponen 250M de ahorro(salario Bruto 5 años) resultan 370 M (hay variables) de alivio para el Barça a nivel contable (cantidades aproximadas según se ha publicado ).   Se empieza a aclarar la estrategia de Laporta . Por eso, insisto, optó por un DT como Alemany de ese perfil (financiero) y no por uno estrictamente deportivo; y mantuvo a Planes que conocía todos los contratos actuales y negociaciones y acuerdos realizados por Bartomeu ) . A última hora Koeman pidió a de Jong expresamente como 9 low cost y también se lo han traído. Ahora solo quedan 3 fichas fuera de mercado  y son asumibles (antes de Laporta eran 9 y paralizaban al club )Sinceramente y con una mano delante y otra atrás difícilmente  se podía hacer mejor en la situación actual .  A modo de conclusión el club ha sobrevivido en el mercado de fichajes invirtiendo, únicamente, 9,5 millones de euros e ingresando 86,3 millones; lo que supone un balance en positivo de 76,8 millones de euros. Récord en la historia del club.



Pero queda la vertiente futbolística, que es la que interesa finalmente a todos , y es evidente que la plantilla queda reducida de talento y experiencia. Faltan jugadores  desequilibrantes, diferenciales en el campo y con más eficiencia goleadora en el ataque, por lo que dependerá el equipo de las recuperaciones del Kun , Dembelé y sobre todo de la esperanza del barcelonismo: Ansu Fati. Memphis está aportando cada vez más y podría confirmar lo que siempre pensamos de él , que llegaría a ser un crack. Esperemos. Luuk de Jong era un perfil inexistente en la plantilla del Barça y es petición expresa de Koeman. No tiene nivel para un Barça ideal pero quizás sí pueda aportar en el juego aéreo cuya carencia tanto daño le ha hecho al equipo en ambas áreas. Además el equipo adolece de rematadores y Luuk lo es, no de élite, pero lo es. Igual que el rendimiento de Griezmann será superior en un entorno afín como el que le creará Simeone también podríamos decir lo mismo de Luuk en el que le propiciará Koeman para este año de economía de guerra. Aqui encontrará un entrenador que le entiende, conoce y le apoya, que ha pedido expresamente su fichaje; y ex compañeros de equipo como Memphis o Ter Stegen. En la final de la Europa League con el Sevilla, Luuk fue elegido MVP y sus dos goles resultaron decisivos para que los andaluces levantaran el título (nadie quiere tampoco recordarlo).  Braithewaite es voluntad y poco más, y continúa dañando a los ojos barcelonistas verle con la camiseta del Barça. Dembelé es otro acto de fe. Se empeñan en renovarle (a la baja) pero entiendo que debe ser por evitar que se vaya gratis el año que viene, aunque me pregunto si no sería la mejor solución desprenderse de un jugador que sólo ha traído problemas y penuria al club, por culpa de su valedor y responsable de fichaje , Robert. No creo que Dembelé pueda ofrecer nada más que velocidad sin control y ser revulsivo desesperado que salga desde el banquillo para partidos casi imposibles de ganar (al modo de Vinicius en el Madrid). 

El medio campo es más prometedor que real si hablamos de presumible rendimiento inmediato. Todo dependerá de que exploten las perlas como Pedri (que aporte unos mínimos goles en ocasiones meridianas en ataque y marque diferencias con asistencias), Nico , Demir (media punta), Gavi  más la consolidación en el alto nivel de De Jong y que Busquets se mantenga con un mínimo rendimiento exigible un año más . Mucho pedir. Riqui o Sergi Roberto son inoperantes por razones dispares: uno por una falta de físico evidente y el otro por no tener calidad ni peso específico para aportar nada al equipo.

La defensa, tan criticada, está llena de centrales. Piqué, Araujo, Eric, Mingueza (más lateral derecho creo yo), Lenglet y Umtiti. Los tres primeros dan una cierta garantía a pesar de la juventud e inexperiencia de Eric, que es más fiable de medio centro , central en defensa de 5 o incluso lateral derecho. Eric engaña por su físico y le hace parecer más frágil defensivamente de lo que realmente es. Creo que sus fuertes son la colocación, la anticipación, la inteligencia y su técnica individual. Es más alto (1,81) que Alaba (1,79) por ejemplo y nadie lo menciona , o que centrales míticos como Baresi (1,77), Ayala (1,75) o el mismísimo Puyol (1,78). Tiene solo 20 años y sus errores son más por inexperiencia que por su falta de físico creo yo , aunque la ley biológica impera y sabemos que perdería en un choque cuerpo a cuerpo con cualquier delantero centro al uso. Pero ese no es ni será el juego del Barça aunque aleatoriamente se produzca en alguna ocasión. Aún así sigo pensando que de pivote rendiría más, ahora que aún puede ser reconducido por su juventud. Los dos franceses zurdos tienen un potencial enorme pero por diferentes razones no resultan fiables . Umtiti parece recuperado y , tras la reunión con la dirección técnica donde pidió expresamente que estuviera Laporta y Yuste, parece que se ha comprometido a volver a su nivel de antes de la lesión cuando era el mejor central zurdo del mundo . También parece que ha entrado en negociaciones para la rebaja de su ficha altísima y fuera de mercado. El caso de Lenglet, excelente en el Sevilla y en su primera temporada, parece tener que ver con el nivel de arbitraje que sufre el Barça, las carencias competitivas que sufre la plantilla, la inseguridad que transmite Ter Stegen y su tendencia al despiste inexplicable. No tengo fe en que recupere su nivel o lo mejore incluso dados los problemas de talento del actual plantel. En el asunto de los laterales, obviamente sí se flojea más. Dest y Mingueza serían los derechos, muy jóvenes, inexpertos y con deficiencias físicas que deberían suplir tirando de técnica y velocidad, sobre todo el primero. Pero creo que Mingueza tiene un instinto ofensivo excelente que Koeman ya ha percibido y por eso le perdona sus lagunas defensivas (recuerden su brillantísimo partido frente al Madrid en el lluvioso partido decisivo de Valdebebas en la liga pasada). Me da que será el titular en defensa de 4. En la izquierda el panorama es peor . Alba es un acto de fe y una incógnita en su rendimiento, especialmente defensivo. Los años no pasan en balde y aunque en su cabeza se sepa aún rápido, ya no lo es tanto. Eso le hace perder duelos, enfadarse con el mundo y los árbitros, y provocar situaciones de tarjetas innecesarias y fallos de concentración imperdonables (recuerden el famoso gol de Cádiz tras un saque de banda a favor). Cualquier balón cruzado por los aires contra su posición suele ser un chollo para los rivales que le atacan siempre del mismo modo y con un gran resultado, desgraciadamente para el Barça. Quizás la apuesta por Umtiti como lateral izquierdo si se recuperara física y mentalmente podría ser un punto de inflexión favorable para el equipo e inesperado. Balde tiene grandes condiciones pero está muy verde, es un juvenil con velocidad y técnica, aunque blando como la mantequilla ante rivales de alto nivel. Es pronto y contraproducente darle partidos de alta exigencia. 

Finalmente queda la que es probablemente la línea más débil del equipo, la más sobrevalorada y la que más daño viene haciendo al Barça de los últimos 5 años. Ter Stegen es un excelente profesional, muy querido y respetado por todos los estamentos del club pero su rendimiento es pobrísimo. Y está más que contrastado simplemente revisando los partidos en modo analítico. Mal colocado, despistado, sin manos o con guantes blandos, inoperante y frágil por arriba, con salidas a destiempo, incluso paseándose fuera del área como si el partido no fuera con él , se ha convertido en uno de los pesados lastres que impide el crecimiento del rendimiento del equipo . El pasado partido del Getafe con el gol encajado comprobamos su enésimo error y nadie se atreve a denunciarlo por razones del corazón que probablemente la cabeza se niega a reconocer. Justificar su presencia por su juego con los pies es como mantener a un delantero titular porque saca muy bien de banda. Además pongo en duda esta presunta virtud porque más de la mitad de sus pases van al contrario o provoca situaciones de alto riesgo completamente innecesarias y contra natura futbolísticamente hablando. Su alta ficha versus su lamentable rendimiento condena al Barça y me duele decirlo por el aprecio que siento por él. El caso es que el Barça seguirá perdiendo o dejando de ganar partidos por su culpa directa, incluso continuará transmitiendo esa inseguridad generalizada en el equipo (especialmente en la línea defensiva) que , no nos engañemos, creo que los propios compañeros ya conocen (recuerden las declaraciones de Piqué el año pasado cuando decía que cada vez que le tiraban era gol). Neto no es un gran portero pero es convencional y mucho más seguro que Ter Stegen. Su rendimiento bajó cuando inexplicablemente le obligaron a sacar la pelota con el pie especialmente evidente en el partido de San Mamés. Iñaki Peña es una promesa pero no creo que tenga nivel de un Barça ideal, falto de estatura y de experiencia. 


Respecto a Koeman, poco más se le puede pedir. No tiene la plantilla que quiere y conoce dónde están las carencias. Pero ojo esto no debe eximirle de responsabilidad en la marcha del equipo. Él confía en Ter Stegen o en un Busquets o un Sergi Roberto o en Braithewaite como titulares. Y el rendimiento no le da la razón ni parece ser capaz de buscar una solución a estos errores. Además tampoco es capaz de solventar el problema de la presión alta que ya todos los equipos practican contra el Barça sabedores del gran rédito que consiguen haciéndola a pesar del desgaste físico que les supone. Resulta incomprensible que sin la calidad de antaño, con un portero tan débil y engañado por creerse jugar bien con los pies, se continue queriendo sacar la pelota jugada desde atrás , con pases absurdos y de riesgo incomprensible, que suelen acabar en pérdidas de balón letales que los contrarios aprovechan una y otra vez desde hace demasiados años ya. Nadie le pone remedio a esta manera de perder partidos, ni ahora tampoco Koeman. Y esto va en su debe. ¿Tanto cuesta idear una salida larga de pelota cuando además precisamente él lo hacía en el Dream Team (generalmente buscando a Stoichkov y su velocidad) cuando los rivales intentaban la presión alta? Ese ridículo no es el "estilo Barça", es perder partidos , insisto, sin sentido. No podemos descargar de culpa a Koeman y por eso yo entiendo que Laporta insista en que perder tiene consecuencias .



Con este panorama es evidente que lo honesto sería pensar que estamos ante un año de transición, de crecimiento futbolístico de los jóvenes talentos y de preparación para poder entrar en el gran mercado el verano que viene para elevar el nivel de la plantilla en concordancia con el peso específico del club a nivel mundial. Esa es la segunda fase del trabajo de la dirección deportiva y de Laporta. Entiendo que el mensaje institucional sea de máxima exigencia pero el interno debe ser ponderado por las terribles circunstancias . Salvo casi un milagro, alguna operación fabulosa en el mercado invernal o como decía en el análisis previo, la explosión de los jóvenes, no parece que el Barça pueda ganar la liga. La copa siempre es una opción desesperada de salvar la temporada como el año pasado y dependerá de los sorteos. En Champions no creo que las plantillas sean tan importantes pero obviamente sin dominio de las dos áreas y con un enfrentamiento frontal contra la UEFA, poco se puede esperar para el Barça. Si el próximo verano no se ficha a Haaland (único crack diferencial que queda en el mercado) como motor inigualable de lujo para el proyecto y se potencien las diferentes líneas, es de esperar que el barcelonismo reaccione y mire a Laporta con otros ojos mucho más virulentos. Jan sabrá pero él conoce el club como nadie y conoce la paciencia del barcelonismo , que tiene el límite rebasado hace tiempo y no le perdonará más “años de transición” por mucho que su discurso sea triunfalista . El optimismo sin base es ilusionista. Y eso ya no venderá más. Paciencia, esperanza para el año que viene, fe y cariño para los jóvenes son los ingredientes de la única receta que puede calmar los síntomas de una temporada que será muy dolorosa para el barcelonismo. Ojalá sea la última del purgatorio y quede menos para el Paraíso que ya merece el club desde hace tiempo.

 

AmazingCounters.com