viernes, 28 de agosto de 2020

Barça: La era post-Messi

El barcelonismo sigue en estado de shock tras acontecer la inesperada reacción de Messi enviando un burofax al club hace 72 horas , en el que solicitaba rescindir su contrato acogiéndose a su cláusula de escape. Todo esto tras 2 semanas de la debacle de Lisboa, tan dolorosa pero que ha procurado por fin que el club despierte de su letargo y se ponga manos a la obra para reconstruirse tras un lustro de una penosa política deportiva. Analicemos en profundidad lo ocurrido y cómo se ha llegado a esta situación.

Los que siguen este blog, tan inactivo en los últimos tiempos, conocerán nuestra opinión sobre Bartomeu. Estuvimos en las elecciones claves de 2015 y allí descubrimos con dolor que, a pesar de que no reunía las condiciones para ser un buen presidente del club, resultaría vencedor de los comicios por presentarse con un triplete bajo el brazo. De hecho en eso consistía su lema electoral y no había más programa que vivir de ese gran triunfo que él se anotó como presidente provisional tras la dimisión de Sandro Rosell.

Laporta tendría que haber ganado aquellas elecciones claves para recuperar el rumbo del "cruyffismo",que con Sandro se había abandonado, pero los socios nos dejamos seducir por el brillo del triplete recién conquistado. Parece que al final el barcelonismo se sigue dividiendo entre "cruyffistas" y "nuñistas", y dando por válida esta expresión, sin duda Bartomeu era y es un "nuñista". Esto es, predomina el aspecto económico e institucional sobre el deportivo, con el descuido fatal que eso supone. Al final, por muy de perogrullo que parezca, los clubes de fútbol son de fútbol básicamente. Bartomeu se rodeó de malos asesores en lo deportivo, mantuvo a Robert como director de la Secretaría Técnica  y ahí comenzó la debacle. Tras su cese, le sucedieron Segura, Abidal y ahora Ramón Planes.Y antes que ellos Zubizarreta, con apenas un acierto de de cada 4 decisiones (Suárez).

En este sitio hemos denunciado los innumerables errores que desde la dirección deportiva se han ido acumulando desde 2015. Sólo hacer un recuento somero de los fichajes nos hace una idea de las meteduras de pata continuadas que se han sucedido: Arda, Aleix Vidal, André Gomes, Alcácer, Halilovic, Denis Suárez, Umtiti, Digne, Cillesen, Dembélé, Coutinho, Paulinho, Deulofeu, Semedo, Marlon, Yerry Mina, Lenglet, Arthur, Arturo Vidal, Malcom, Todibo, Griezmann, De Jong, Junior, Braithwaite, Emerson (cedido al Betis con opción de compra total). Simplemente stos nombres valdrían para hacernos una idea de la catástrofe. Pero analizándolo tendríamos un desembolso cercano a los 1000 Millones de euros. De todos ellos, han tendido rendimiento mínimo: Paulinho, Lenglet y De Jong. Y de ellos, ya sólo quedan en el equipo los dos últimos. Creo que con todo esto ya podemos imaginar el descontento de Messi o de cualquier barcelonista. Mientras Messi ha disfrutado de juventud, el temporal se capeaba con la hegemonía en España. Pero Messi ha sumado años y ya no puede él solo tapar el fracaso de la dirección técnica. Este año tan extraño por el Covid19 ha sido el que ha arrebatado la venda de los ojos a todo el barcelonismo. Messi se ha hecho mayor y la plantilla es pobre. El Bayern fue el verdugo final de un gigante otrora feroz e invencible al que sus cuidadores dejaron morir de hambre.


BARTOMEU.-  

Claro que Bartomeu debería haber dimitido hace mucho. Messi fue su escudo mientras la dirección técnica continuaba destrozando el equipo. El presidente es un superviviente y jugó sus bazas para agarrarse a la poltrona. Pero es que eso está en sus genes de "nuñista". Aunque lo cierto es que apenas se escucharon voces de discordia y protesta contra Bartomeu tras los sucesivos toques de atención contra At.Madrid, Paris, Roma o Liverpool . Muy pocos pedían la cabeza de Bartomeu. Era el momento, pero el barcelonismo permanecía adormecido y sólo abría sus ojos para asegurarse de que Messi seguía en la casa. Tras la debacle de Lisboa todo se ha precipitado. Y ahora todo parece arreglarse con la dimisión de Bartomeu. Pero ya es tarde hasta para eso. Bartomeu está sin estar. Ya ha comunicado que las elecciones se celebrarán el próximo día de partido tras el 15 de Marzo 2021. Ha fichado ,en la que puede ser una de sus poquísimas decisiones deportivas acertadas desde 2015, a Ronald Koeman, el héroe de Wembley y cerebro frío del dream team glorioso. Nadie mejor que él puede ir comenzando a resolver la situación. Bartomeu nunca debió ser presidente pero el Barça es quizás el único club de fútbol (de élite) 100% democrático que nos queda y los socios nos equivocamos eligiéndolo (yo confieso que no, como sabéis voté a Laporta). 

¿Qué puede solucionar la dimisión de Bartomeu y su Junta Directiva? Nada. Empeoraría aún más las cosas y llevarían al colapso deportivo del club durante toda una temporada sin haber siquiera comenzado ésta. Si esto sucediera, los estatutos imponen que se nombraría una comisión gestora cuya misión única sería convocar nuevas elecciones (3 meses de plazo para hacerlo) y durante su mandato no podría tomar decisiones de peso deportivo o económico, sólo las mínimas que garanticen el ordinario funcionamiento administrativo del club. Es decir, si hoy 28 Agosto 2020 dimitiera Bartomeu y su Junta, es probable que la comisión gestora no se constituyera hasta pasados unos días. Tendrían que aprobar el cierre de ejercicio en la Asamblea de Socios compromisarios de Octubre y convocar elecciones . Esto supone que en el mejor de los casos nos iríamos a probablemente el 14 de Noviembre como día de los Comicios. ¿Sería la fecha ideal para comenzar un nuevo proyecto global de club con el mercado de jugadores cerrado, con Koeman teniendo que trabajar con una plantilla sin refuerzos salvo Pjanic y Trincao; y con los mismos jugadores que vienen de fracasar o que han escuchado de su propia voz que ya no cuentan? No se podría vender ni comprar jugadores como mínimo hasta enero. ¿Y a quién se podría fichar en Enero?¿Y con qué entrenador? Font ha dicho bien claro que aunque Koeman ganara un triplete, le echaría. ¿Con qué confianza trabajaría Koeman hasta Diciembre sin saber su futuro ni poder contar con los fichajes que ha pedido? Es de locos. Bartomeu tiene fecha de caducidad, ya está descontado en el Barça. Apenas pinta nada en lo deportivo, salvo firmar lo que Koeman le diga y si lo admiten las arcas del club. Koeman tiene todo el poder deportivo, en este caso se acabaron las dudas. Y en lo económico, se limitará a presidir la Asamblea de comprimisarios de Octubre, cerrar el ejercicio y aprobar el nuevo presupuesto; y quizás también el referendum del Espai Barça. 

Forzar la máquina innecesariamente de esta hoja de ruta que ha decidido un acorralado Bartomeu no es más que el mayor de los disparates. La solicitud de  moción de censura que Jordi Farré ha presentado y a la que parece que se adheriran algunos precandidatos como Font (otro error más tras la barbaridad de menospreciar al héroe de Wembley), parece más una maniobra de propaganda electoral para ganar crédito entre los más crédulos socios y simpatizantes que un acto de beneficio para el club. Como explico, adelantar la salida de esta Junta contribuiría a desestabilizar más la nave para acabar de hundirla. Reflotarla resultaría doblemente costosa en el futuro. Ojalá seamos capaces de ver que la única salida de este túnel donde Bartomeu nos metió es seguir la luz que ahora brinda a la entidad para encontrarla. El Barça necesita serenarse, calma, tranquilidad institucional, apoyar el nuevo proyecto deportivo de Koeman , que los precandidatos se conviertan en candidatos en Marzo y que los socios no nos volvamos a equivocar en las urnas. De este modo, serenamente, las aguas volverán a su cauce y el Barça saldrá de esta situación dando muestras de madurez y solvencia. Aplaudir también la actitud del gran favorito a ser Presidente en Marzo si finalmente se presenta, Joan Laporta,  que ha declinado apoyar esta absurda e innecesaria pretensión de moción de censura. Sin duda, Jan no da puntada sin hilo y demuestra mayor ingeligencia que cualquiera de los otros precandidatos o "precandidatables".

De hecho Bartomeu parece que ahora que está entre la espada y la pared, comienza a demostrar más inteligencia que  sus opositores. Si ha estado ágil y certero en la contratación express de Koeman, mucho más con el excelente movimiento de poner su dimisión sobre la mesa si Messi acepta dar la cara y declarar públicamente que se queda si  el presidente dimite. Messi sigue en silencio como respuesta. Esto demuestra que ya Bartomeu dejo de ser el problema . Y sinceramente me gusta y aplaudo que defienda al club tras esta ofensa de Messi. Esta situación está poniendo a cada uno en su sitio.



MESSI.-

Como hemos analizado, él ha sufrido como los demás los errores de la dirección técnica. Ha visto además como Neymar Jr se marchaba (amigo y crack) y como no llegaban estrellas al equipo. Desde la época de Rjikaard, Txiki (con la ayuda en la sombra de Cruyff) se encargó de rodearle de cracks apropiados para que su fútbol fuera esplendoroso, con el cénit alcanzado con Guardiola.Pero desde 2015 y mucho más tras la espantada de su amigo Neymar Jr, en Europa el Barça se derretía sólo con empuje e intensidad del rival y los fracasos se han sucedido. 5 años sin ganar una champions y muchas veces ante rivales inferiores que mostraban esas ganas y empuje especiales para derrotar al más grande. Es doloroso. Entiendo a Messi.En el campo ha intentado rehacerse pero al primer sprint ha comprobado que el Barça ya era demasiado pesado como para sostenerlo solo sobre sus hombros. 

Su conducta desde el propio partido de Lisboa donde fue un fantasma en una escena ya demasiado vista por todos en escenarios magnos como Paris, Torino, Roma o Liverpool, hasta el famoso envío del burofax ha sido decepcionante y lamentable. 

Entiendo que Messi haya decidido marcharse del club que ha sido su casa durante 20 años pero siendo el más grande jugador de todos los tiempos y el más querido por el barcelonismo, no puede hacerlo sin abrir la boca durante semanas y con un triste pedazo de papel enviado telemáticamente. Ha confundido su lucha o su inquina contra Bartomeu con el Barça. El Barça suficientemente está pagando su error de haber elegido a Bartomeu como para que ahora su hijo predilecto le trate de ese modo tan desleal y frío. Nada puede justificar ese acto tan vil.

Si tenía decidido irse, bastaba con reunirse con Bartomeu, llegar a un acuerdo y hacer una rueda de prensa para despedirse del barcelonismo "como Dios manda". E igualmente aunque Bartomeu le negara la salida y le remitiera a la claúsula de rescisión de 700 millones de euros. Hasta con más razón para reclamar el apoyo de los socios y explicar las razones de su decisión de irse. Pero callado desde la debacle de Lisboa, sin abrir la boca, siendo el capitán (no lo olvidemos) y líder espiritual del barcelonismo, limitarse a enviar un papel para despedirse es desleal y decepcionante. El ejemplo de otros megacracks de la casa en su despedida como Iniesta o Xavi no le ha servido de nada.

Dando por sentado la fealdad del acto final de Messi, también nos gustaría entender sus razones más profundamente. Mucho más cuando todos sabemos que tiene su entorno familiar más que arraigado en Barcelona. Cambiar Barcelona, su casa desde hace 20 años (tiene 33), por Manchester suena más que extraño. Digo Manchester porque el propio Messi llamó a Pep para hacerle saber su decisión de jugar allí, según publican los medios. 

Además la liga inglesa parece la peor posible para las características futbolísticas de este Messi de 33 años (15 años en la élite). Encontrarse con partidos de ida y vuelta, muchos más parecidos al rugby que al propio fútbol, con condiciones climáticas mucho más adversas que en España, donde el físico y la velocidad de piernas predomina sobre la del balón se me antoja un error fatal de Messi. Está claro que él tiene la confianza de revivir el maravilloso escenario que con Laporta en el palco , Txiki en la dirección técnica y Pep en el banquillo disfrutó en su momento. Pero se dará cuenta de que es diferente. El pasado nunca será presente. Su juego (más ahora en pleno declive físico) condiciona muchísimo el encaje del equipo y Pep tendría que rebanarse los sesos para lograr armonía y rendimiento. Claro que la calidad de Messi podrá arreglar partidos con alguna de sus acciones mágicas pero la temporada es demasiado larga y la exigencia allí ,más que en ningún otro sitio, es máxima. Recordemos la frase lapidaria de despedida de Pep en el Barça "me voy porque acabaremos haciéndonos daño". Todos sabíamos que necesitaba meter el bisturí en el vestuario y tomar decisiones impopulares porque el equipo se caía. Por eso se fue. ¿Y ahora con Messi con 33 años y salido por la puerta de atrás de Can Barça? Créanme que cuando las cosas se normalicen, quizás Messi recapacite como en su día le ocurrió a Neymar Jr. 

Parece que el City es la opción más fiable y la más deseada para Messi. El PSG, el United o el Inter sea por motivos económicos o por falta de proyecto deportivo ganador no creo que seduzcan a Messi.

 

ASPECTO JURÍDICO DE LA DECISIÓN DE MESSI.

Queda otro punto capital que analizar. A nivel coloquial, popular o puramente deportivo, la decisión de Messi tiene mucho debate a su alrededor. Pero esto se reduce cuando lo analizamos desde el punto de vista estrictamente técnico jurídico.

Yo no he visto personalmente el contrato de Messi. Pocos lo han hecho. Por lo tanto debemos fiarnos de lo que esos pocos que lo han visto han declarado pública o privadamente al respecto; y de lo que se ha publicado en los medios. Uno de ellos, de máxima fiabilidad, es Toni Freixa, gran jurista y en su momento secretario de la Junta del propio Bartomeu además de portavoz o directivo de otras Juntas con Laporta y Sandro. Profundo conocedor de esta cuestión jurídica ha aclarado con firmeza la situación contractual del jugador. Basado en estas consideraciones y apelando a mi formación jurídica, habría que decir que el último contrato de Messi que actualmente está en vigor y que expira en 2021 incluye una claúsula de escape que consiste en que puede comunicar unilateralmente su voluntad de marcharse del club sin tener que pagar ninguna compensación económica. Esta claúsula sólo se puede ejercer entre el 31 de Mayo y el 10 de Junio, nunca antes o después. Es un término cierto , acordado y firmado por ambas partes y que obliga a los dos, como el resto de las claúsulas del contrato. Por lo tanto cuando Messi comunica por burofax su deseo de marcharse (pasado 25 Agosto), el plazo ya ha expirado y el contrato se ha renovado automáticamente. Ahora tendría que esperar a su finalización el 30 Junio 2021 si desea irse sin compensar económicamente al Barça o violar los términos legales del contrato.

Los asesores de Messi esgrimen un extraño argumento , probablemente basado en la improvisación y el arrebato de Messi que desea marcharse cuanto antes del club. Messi dice acogerse a esta cláusula ahora porque el espíritu de la fecha firmada obedece a que se deje un margen de 10 días desde la finalización de la temporada. Como este año por excepción ha acontecido la inesperada pandemia del Covid19, entienden que la temporada de fútbol acabó con la final de Champions de Lisboa. Obviamente si esto fuera realmente así, a nadie cabe duda que en un contrato de muchas páginas, concienzudamente estudiado y elaborado por excelentes juristas de ambas partes y duramente negociado, se hubiera recogido expresamente esta circunstancia. Es más suele estar jurisprudencialmente sentado que los términos ciertos son ciertos precisamente por no dejarse al albur de las circunstancias aleatorias o indefinibles. Pasado el frenesí de algunos medios hostiles al Barça (muy pocos con quizás Marca como único abanderado), parece que la mayoría de juristas especializados en Derecho deportivo que son llamados en los medios coinciden con esta tesis. 

¿Qué puede ocurrir si Messi se desliga unilateralmente de su contrato?

Si Messi y un club distinto del Barça finalmente se atrevieran a firmar un contrato, incurrirían en una violación grave del vigente documento que une al Barça con Messi. Claro que la FIFA y la UEFA, podrían dar el transfer provisional para que Messi jugara con ese club, puesto que estos organismos priman el derecho del jugador a ejercer su trabajo. La cuestión jurídico laboral es distinta a ellos y se tendría que dirimir en los juzgados ordinarios de lo Social en Barcelona, sede dónde se firmó el contrato. Así además se recoge en el mismo. Esto supone que el Barça presentaría la correspondiente demanda y comenzaría un pleito que podría durar meses. El caso es que , como parece que desde todos los puntos de vista ocurriría, el juez fallaría dando validez a lo estipulado por ambas partes y salvaguardando el término cierto de 10 Junio que claramente figura en el contrato. Y la sentencia podría penalizar con una durísima indemnización a favor del Barça. Teniendo en cuenta que la claúsula de rescisión fijada es de 700 millones de euros, esta indemnización podría ser de esa cantidad o cuanto menos muy elevada por proximidad, teniendo en cuenta el salario que cobra Messi (105 millones euros brutos) y sus años en el club. Cabrían otras duras sanciones, ahora sí dentro de la jurisdicción deportiva, por parte de FIFA/UEFA por haber firmado el City o el club que sea un documento con Messi teniendo contrato en vigor con el FC Barcelona. La pregunta es: ¿se atreverá el City (favorito para llevarse a Messi) a dar el paso sin previo acuerdo con el Barça teniendo en cuenta el terrible castigo económico y deportivo que podría sufrir?


Todo parece indicar que la maniobra jurídica del burofax no es más que un movimiento de presión encaminado a buscar un acuerdo que acabe con una buena compensación económica para el Barça y la rescisión del contrato de Messi para que éste pueda firmar con el City (u otro club). No creo que haya sido un buen consejo por parte de los asesores jurídicos de Messi, como tampoco lo fue que en su día dejara de pagar algo más de 4 millones de euros (calderilla para Leo) a Hacienda por buscar una interpretación demasiado arriesgada de la legislación vigente y que acabó con Messi teniendo que pagar más de 13 millones de euros y una pena de cárcel de 21 meses. Lo sensato sería que pensara si esos "consejos jurídicos" merecen tanto la pena, como parece ocurrir ahora con una situación similar en cuanto al riesgo.

Dicho lo dicho, lo más razonable y mejor para Messi sería apostar por la opción más inteligente que sería comenzar la temporada y el nuevo proyecto con el Barça ,esperar solo 4 meses y a partir del 1 de Enero negociar legalmente con el club que desee su partida para hacerla efectiva el 30 Junio, o incluso forzar una negociación con el Barça para salir en el mes de Enero. Esto supondría un espacio de reflexión, una solución para todos y le permitiría salir del mejor modo, respetando al club que ha sido su casa durante 2/3 partes de su vida. 

Es durísimo destrozar lo que estaba destinada a ser la historia más hermosa de la historia del fútbol con un pequeño de 13 años que llega a La Masía y que debía acabar con su retirada como un "one club man" tras ganarlo todo y ser considerado el mejor futbolista de todos los tiempos. Pisotear esa historia es un acto demencial. Ojalá Messi reflexione y reconsidere esta conducta tan inexplicable.

A modo de colofón sí que resulta penoso que ninguno de los protagonistas de esta triste historia ni el Presidente, ni Messi ni ningún jugador relevante, ni siquiera Koeman haya salido a la palestra a hacer declaraciones para aclarar las posturas. Resulta desolador y muy triste. Obviamente estas situaciones sí que sólo se podrán resolver a partir de Marzo, cuando el Barça tengamos nuevo Presidente.


 

LA ERA POST-MESSI.-

En mi opinión la marcha de Messi tiene dos aspectos: el deportivo y el sentimental. En el segundo créanme que yo soy el más dolido de todos. Le tengo un cariño especial a Leo por ser una de las historias más hermosas que se habian escrito en el mundo del fútbol. Vino al Barça con muchos problemas con 13 años , estudió y se crió en La Masía, y se convirtió en el más grande futbolistas de todos los tiempos gracias al Barça. Es un hecho irrepetible y a todo el barcelonismo nos embarga la emoción sólo recordarlo.

Y luego está el aspecto deportivo. Koeman por fin es nuevo entrenador del Barça. Era mi apuesta para 2015 y así se lo dije a Laporta. Él ya lo quiso traer cuando ganó las primeras elecciones pero Ronald tenía compromiso muy firme con el Ajax y finalmente llegó Rjikaard por consejo de Cruyff. 

Koeman también es del Barça, ama al club, sus hijos son catalanes, tiene casa en la ciudad y conoce como el que más el entorno y los entresijos de la institución.

Siempre fue su sueño y ahora se cumple, a pesar de la tempestad que azota al club desde su llegada y de la que él no tiene ninguna culpa. Él viene a salvar y encauzar a la nave y desde luego no está teniendo el apoyo deseable, principalmente por algunos bulliciosos precandidatos que parecen cegados por tener alguna opción de alcanzar la poltrona más que por demostrar amor al Barça. No importa quién lo haya traido, lo importante es que él está y el que lo fichó se irá en breve. Por eso hay que apoyarle.

Koeman tendrá además de las dificultades ambientales y sociales, las puramente deportivas. Exigido por las circunstancias económicas anormales como consecuencia de la pandemia, hay que recordar que el Barça tiene dinero para fichar pero no puede hacerlo hasta que aligere su masa salarial. El club se debe a los ratios impuestos por la UEFA, la Liga y sus propios estatutos que fijan un porcentaje de gasto ordinario en salarios versus sus ingresos. Al descender estos de los presupuestado por culpa del Covid19, el Barça necesita desprenderse de salarios enormes (Suárez, Rakitic, Umtiti, imaginamos que Messi, etc). Se  lee y escucha mucho que el Barça no tiene dinero en sus arcas, pero no es verdad. La realidad tiene que ver con este detalle que explico.

Así que esperando el desenlace de Messi, que debería acabar en buena lógica con un traspaso de alrededor de 223 millones de euros (algo más que el más caro de la historia del fútbol, que fue el de Neymar Jr), sea en jugadores y metálico; lo normal es que Koeman quiera fichar a un central, un lateral izquierdo, uno o dos medios y un atacante goleador. Empezó hace unos días la ensalada de nombres. Se especula que el City podría ofrecer a Eric García, Bernardo Silva y Gabriel Jesús más unos 80 Millones euros por Messi. También han sonado Wjnaldum, Van de Beek, Angeliño, Alex Telles, Depay y Lautaro.

En mi opinión Angeliño sería el único que parece una broma que aparezca en una lista de recontrucción del Barça. No tiene condiciones ni capacidad para jugar en este equipo y parecería un fichaje de la vieja era propio de Abidal o Segura más que de Koeman.

De ser Koeman, yo apostaría por los fichajes de Eric Garcia (Messi) , Gabriel Jesús(Messi), Van de Beek (75M), Onana (30M), Rabiot(50M),  Cucurella(15M), Upamecano(75M), Eriksen(20 + Vidal),Dmitrovic (gratis)  y Lautaro (80M). Parece que hay unos 80 M para fichar más unos 220M por las ventas y aligerando fichas (Messi, Vidal, Rakitic, Umtiti, Sergi Roberto,Busquets, Semedo, Junior, Dembele, Coutinho, Ter Stegen, Neto, Suárez, como mínimo), se podría cubrir el presupuesto de fichajes.

Mi propuesta quedaría así:

11 titular: Onana-Eric-Piqué-Upamecano-Cucurella-De Jong-Van de Beek-Rabiot-Eriksen-Lautaro-Gabriel Jesús.

11 suplente: Dmitrovic-Monchu-Araujo-Lenglet-J.Alba-Pjanic-Todibo-Puig-Aleñá-Ansu Fati-Trincao

Estoy más que seguro que la propuesta de Koeman será bien distinta por lo que tendremos que esperar al cierre de mercado el próximo 5 de Octubre para analizar la plantilla que finalmente tendrá bajo sus órdenes.

Ojalá prevalezca el sentido común y se permita a Koeman trabajar en paz y armonía. Es lo que se necesita para afrontar la nueva era post Messi. Él ha querido un final así y sólo podemos respetar el desarrollo de los acontecimientos. Dentro de este deseo, obviamente lo prioritario es que se llegue a un buen acuerdo de salida para Messi y  para el Barça. Creo que aunque doloroso en lo sentimental, en lo deportivo quizás sea la mejor solución para todos. Todos pedían una revolución tras tocar fondo en Lisboa y en las revoluciones siempre hay sangre, desgraciadamente. Ya la tenemos. Ahora hay que recomponerse y pensar que el Barça está por encima de todo. Hay que salvaguardarlo y continuar adelante , recordando todo lo que dimos a Messi y todo lo que él nos dio, borrando de la memoria si puede ser este último año... y el burofax.