miércoles, 16 de agosto de 2017

Bartomeu en la encrucijada

Bartoméu en la encrucijada.-

Como venimos advirtiendo desde hace más 2 años,los errores en la dirección técnica han llevado al Barça a tocar fondo.

Aquellas elecciones de 2015 eran mucho más importantes de lo que se pensaba. Bartoméu necesitaba legitimarse en las urnas tras la
dimisión de Rosell y Laporta regresaba al ruedo electoral sabedor de la incapacidad de aquél para mantener el club en la cima ,mientras que el resto de candidatos simplemente eran rellenos de cartel sin opciones reales de victoria (Benedito, etc...). Realmente el socio del Barça estaba llamado a elegir entre las dos formas modernas de dirigir el club : el "nuñismo", representado por Bartoméu o el "cruyffismo", simbolizado en Laporta. En líneas generales y echando un vistazo a lo que ambas opciones han significado para la historia reciente del club, podríamos concluir que el "nuñismo" conllevó florecimiento económico y patrimonial de la entidad (no exento de algún que otro gran éxito deportivo) mientras que el "cruyffismo" representó el éxito deportivo y la identidad diferenciadora (no exento de algún que otro gran éxito económico) basado en un estilo de juego muy particular, atractivo para el alto paladar futbolístico , que tenía su continuidad en el modo distinto de dirigir el club.
El caso es que tras dos años de gobierno de Bartoméu, la penosa gestión deportiva ha llevado al club a una situación de pobreza competitiva que nos recuerda la era Gaspart (de tendencia nuñista también). La elección por parte de Rosell de Zubizarreta hizo mucho daño a la entidad en lo deportivo. En esa etapa se dejaron escapar futbolistas esenciales para el presente y futuro del club, tanto por su calidad específica como por su ADN Barça y precio irrisorio como por ejemplo Asensio, Isco, Vertonghen o Hazard; y echó a futbolistas esenciales como Thiago, Ibrahimovic, Touré Yayá o el propio Alexis. Además Zubizarreta fichó en su etapa (2010 a 2015) a fracasos como Afellay, Adriano, Cèsc, Song, Vermaelen, Douglas o Bravo; o Mathieu como ejemplo de fichar un año tarde y el doble de caro un central que hubiera venido muy bien traer en su momento. Sus aciertos se ciñen a Mascherano, Alba, Neymar, Rakitic o Suárez aunque de estos 5 sólo se le puede responsabilizar directamente del argentino, Alba y Rakitic porque los otros dos fueron fichajes del propio Rosell uno y de Suárez, directamente Luis Enrique. Como ven de 15 fichajes en 5 años, 5 aciertos y 10 "cagadas" de más o menos gravedad, todas por acción sin contar sus enormes errores por omisión (dejar ir a piezas importantes como Ibra, Yayá Touré, Alexis o canteranos importantes como Thiago o Roméu; o no fichar a futbolistas esenciales que ahora triunfan en los rivales como Modric, Isco, Asensio, Kroos, Hazard, Fellaini, Vertonghen, Lukaku o Dybala) Abajo todas sus acciones:


2010-11
Altas: Mascherano (Liverpool), Afellay (PSV) y Adriano (Sevilla). Villa llegó aquella temporada del Valencia pero su fichaje se hizo con Laporta y Txiki, antes de ser relevados por Rosell y Zubi.
Bajas: Chygrynskiy (Shakhtar), Touré Yaya (Manchester City), Ibrahimovic (Milan), Henry (New York Red Bulls)
Renovaciones: se renueva el contrato de Alves hasta 2015 (en marzo de 2011)

2011-12
Altas: Alexis Sánchez (Udinese), Cesc (Arsenal)
Bajas: Martín Cáceres (Sevilla), Víctor Sánchez (Espanyol), Jeffrén (Sporting de Portugal), Gabriel Milito (Independiente), Maxwell (PSG), Oriol Romeu (Chelsea)
Renovaciones: se renueva a Pedro hasta el 2016 (en julio de 2011), a Thiago Alcántara hasta 2015 (en junio de 2011), Fontàs hasta 2015 (en octubre de 2011)
Cesiones: Henrique (Palmeiras), Keirrison (Cruzeiro), Hleb (Wolfsburgo), Bojan (Roma)

2012-13
Altas: Alba (Valencia), Song (Arsenal)
Bajas: Seydou Keita (Dalian Aerbin de China), Fontàs (Celta), 

Renovaciones: Mascherano y Adriano hasta el 2017; Puyol y Xavi hasta 2016 y Messi hasta 2018. Tello hasta el 2018, Deulofeu hasta 2017, Rafinha hasta 2016 y Busquets hasta 2018.
Cesiones: Cuenca (Ajax), Afellay (Schalke 04), Bojan (Milan)
Entrenador: Tito Vilanova (tras ser el ayudante de Pep Guardiola), Jordi Roura (se hace cargo del equipo en diciembre 2012)

2013-2014
Altas: Neymar (Santos), acuerdo preferencial por tres promesas del Santos (Givanildo, Gabriel y Andrade)
Bajas: Thiago Alcántara (Bayern Múnich), Abidal (Mónaco), Villa (Atlético de Madrid), Muniesa (Stoke City), Fontàs (Celta)
Cesiones: Deulofeu (Everton), Rafinha (Celta), Bojan (Ajax)
Entrenador: Tata Martino (Newell's). Releva a Tito Vilanova, que deja el cargo por enfermedad
Renovaciones: Leo Messi (en mayo de 2014 hasta junio 2018), Gerard Piqué (en mayo de 2014 hasta la temporada 2018/2019)

2014-2015
Altas: Rakitic (Sevilla), Luis Suárez (Liverpool), Ter Stegen (procedente Borussia M'Gladbach), Mathieu (Valencia), Vermaelen (Arsenal), Douglas (Sao Paulo), Bravo (Real Sociedad), Rafinha (Celta), Jordi Masip (sube del Barça B)
Bajas: Cesc (Chelsea), Alexis (Arsenal), Puyol (retirada), Pinto (libre), Valdés (libre), Cuenca (Deportivo), Dos Santos (Villarreal), Tello (Porto), Bojan (Stoke City), Oier (Granada)

Cesiones: Afellay (Olympiacos), Song (West Ham), Deulofeu y Denis Suárez (Sevilla, después de ser recuperado del Everton)
Renovación: Javier Mascherano (en agosto de 2014 hasta el 2018)
Entrenador: Luis Enrique (procedente del Celta). Releva a Gerardo Martino

La situación de necesidad de legitimidad en la presidencia nos llevó a las elecciones de 2015  donde Barto vence porque como el propio Laporta me dijo "off the record" el día de los comicios, con un triplete bajo el brazo quién no ganaría. Las consecuencias no se han hecho esperar. Los socios nos equivocamos por ver el pájaro en mano y no fuimos capaces de salvar a la entidad del desastre deportivo que se avecinaba. Bartomeu confió a otro "anti cruyffista" la dirección deportiva: Robert . El club entró en barrena con múltiples lios judiciales y pugnas institucionales  y la Directiva lejos de afrontar los conflictos con serenidad, dureza y resolución, optó por esconder la cabeza bajo el ala. Apenas existían las presencias presidenciales y las respuestas que el club debería haber realizado con contundencia a todos aquéllos que se atrevieron a atacarle jamás llegaron. El tufo a cobardía de esta directiva se expandió por todo el orbe futbolístico y así medios de comunicación, ya no sólo de Madrid sino incluso la propia TV3 se han atrevido a cargar contra la entidad azulgrana, muchas veces sin importar el motivo de los ataques sino éstos en sí. La erosión que ha sufrido a nivel de imagen y credibilidad la entidad ha sido gravísima ante la pasividad de Barto y su directiva. Al tener tanta calidad futbolística acumulada, la inercia del éxito llevó a conseguir un doblete en 2016 (aunque se justificó con la suerte la victoria del Madrid en Champions en detrimento del propio Barça, que hizo el ridiculo frente al Atleti). Robert acabó de rematar deportivamente al equipo con fichajes de medio pelo como Arda, Aleix Vidal, Denis, Alcácer, André Gomes,Digne y Cillesen, es decir, todos suplentes y de calidad discreta salvo Umtiti. Obviamente la inercia futbolística que venía de Guardiola y en cierto modo de Luis Enrique se disipó el año pasado puesto que Robert no supo recomponer la máquina. Y así llegamos a la encrucijada de 2017, donde estamos. Lo que aqui venimos denunciando desde hace 2 años ahora ya es "vox populi". Todo el mundo sabía las carencias futbolísticas del Barça, incluidas las "vacas sagradas" del vestuario. Todo el mundo menos Robert y la Directiva. El hecho de que Barto , a la desesperada, decidiera nombrar a Pep Segura como Manager general deportivo y colocarle por encima de Robert es la evidencia de que éste quedó retratado con su desastre de gestión. Todo ello sin hablar del desprestigio y de los enormes errores cometidos en el fútbol base y la Masía. El club solo parece fichar para el Barça B porque de modo comupulsivo llegan refuerzos que aunque aumenten el potencial del equipo suelen ir en detrimento de las promesas de casa que siguen huyendo del club (Mbolá y Eric , los más recientes). El estilo de juego se está perdiendo y cada vez surgen menos futbolistas de alto nivel. Ya comienza a ser urgente la re-estructuración del fútbol base y el regreso de pesos pesados en este campo como Albert Capellas o el propio Puyol (impensable con esta directiva nuñista).
Y llegamos al día de hoy donde tenemos la sensación de que el Barça es un polvorín a punto de estallar. Los errores en la planificación deportiva por parte de Robert nos han traído hasta aquí. Luis Enrique decidió irse(quizás sabedor de lo que se avecinaba), Messi se pensó mucho su renovación. Neymar decide marcharse pero deja 222 millones euros. Objetivamente, como en este blog reflejé, es una buena noticia. Un buen gestor deportivo debería darse cuenta que el Barça necesitaba una revolución en su plantilla. Muchas piezas claves se han tenido que marchar del club o se han retirado (Valdés, Puyol, Abidal, Xavi, Alves, etc...) y otras ya están para poco (Iniesta o Mascherano). Lo que ha traído Robert ha agravado la situación porque no aportan el nivel Barça necesario para recuperar la cima. Por lo tanto, al no saber reemplazar a las piezas gastadas de la otrora máquina invencible,  las 10-12 bajas que había que dar y los 8-10 fichajes que había que hacer hubieran costado muchísimo dinero y esfuerzo. Que el PSG fichara a Neymar y dejara esa inyección enorme económica permitiría realizar la necesaria renovación y colocar al equipo de nuevo en el camino al éxito. Pero esta directiva y la dirección técnica ha convertido de nuevo la solución en problema. Robert elige a Valverde, un perfil "Tata" Martino, cómodo e inofensivo para la mano que le da de comer, que sólo con poder entrenar a esos jugadores ya parece darse por satisfecho. Transmite indolencia y timidez. Da la sensación de que ni siente ni padece, con cara permanente de recién levantado de la siesta . No me sorprendería que se enterara de los marcadores de los partidos del Barça por la prensa al día siguiente.Observen cómo elogian y opinan de Valverde en Madrid para calibrar el nivel de técnico que dirige al Barça actual. Y es que no lo duden, si en Madrid se alaba a alguien del Barça, es que ese tipo es inválido para el club.
 No espero nada de Valverde salvo su discreción y ausencia de grandes decisiones, lo cuál no sería poco ni malo si se fichara bien. A día de hoy ya se han invertido 76M € en dos suplentes (Semedo y Deulofeu) y Paulinho, por el que han sido incapaces de negociar para rebajar la claúsula de rescisión de su contrato con el Guanzhou. Aquí ya dijimos (vean mi anterior entrada) que la venta de Neymar podría ser una gran ventaja para el Barça pero lejos de eso, esta directiva ha provocado un nuevo problema. Ni Robert ni Mestre ni Soler ni ahora Segura (con la excusa del recién llegado y que por el momento sólo ha sido capaz de cabrear a toda la plantilla existente) fueron capaces de planificar adecuadamente , ni de prever un escenario sin Neymar. Creo sinceramente que querían volver a las andadas y justificar que los clubes no querrían venderles los futbolistas deseados para aguantar con lo que tenían , traer quizás a esos tres: Paulinho, Deulofeu y Semedo; y resistir otro año en la mediocridad con nuevos números fabulosos en lo económico. Pero esto es fútbol y el que se duerme lo machacan. Se les ha visto el plumero y la gent blaugrana está que trina. Ya es un clamor en redes sociales y se respira en el ambiente que los enormes errores de gestión deportiva están pasando factura. Todo el mundo pide fichajes, incluidos los propios jugadores de la plantilla (y recientemente es la segunda vez que ocurre porque ya Piqué hizo lo propio cuando el Bayern les eliminó penosamente hace unos años de la Champions). Algo inaudito. Esta directiva ha sido capaz de cabrear a todo el mundo, insisto, incluidos a sus propios jugadores.
El Madrid hizo un gran favor en el partido de Supercopa porque arrancó de cuajo las pocas caretas que aún quedaban en la Directiva. La afición azulgrana (aún en vacaciones la mayoría) está abriendo los ojos por fin y no da crédito a lo que ve. Y esto es lo realmente bueno. Más vale tarde que nunca, ahora llegó la hora de no pasar una y de exigir a la Directiva que acierte en sus decisiones. Barto está en la encrucijada. Queda medio mes para el cierre del mercado estival y la necesidad de reforzar la plantilla es apabullante. Si no lo hacen bien, no duden que en febrero se verán forzados a dimitir y a ir a nuevas elecciones. ¿Quién sabe? A lo mejor alguien sin capacidad para dirigir la entidad como Benedito pero con la enorme entereza y decisión de dar el paso adelante y promover una necesaria moción de censura es el inesperado héroe de la película.
Hay que quedarse con lo bueno y es que el escenario ya cambió. Nadie tragará con ruedas de molinos. El equipo debe recomponerse y , como parece que tienen previsto, ficharán presumiblemente a Démbelé y Coutinho más Yerry Mina ahora o en enero. Con esto no se habrán cubierto todas las carencias pero el equipo tendrá una oportunidad de sobrevivir. Paulinho ya está aquí. No es un fichaje popular pero créanme que necesario. A priori aportará todo lo que el Barça ahora no tiene en su capitidisminuida medular: fuerza física, equilibrio táctico, llegada y gol, remate aéreo, tiro de larga distancia y carácter. Si hubiera venido como guinda del pastel tras Démbelé y Coutinho, el aficionado medio lo vería con otros ojos. Pero lo importante es que ha venido. En un ambiente tan enrarecido es más difícil triunfar pero Paulinho tiene experiencia y carácter  por lo que habrá que confiar en su personalidad y calidad. Se ha errado tanto que incluso los aciertos se observan con desconfianza.
Esperaremos al fin del mercado estival para evaluar el trabajo de la dirección deportiva del Barça. Hasta ahora es de suspenso. Pero esto es sólo un parcial. Hasta entonces, seguiremos observando con detalle cada paso que se dé en el club para concluir el 1 de Septiembre con nuestra valoración final y la tradicional previsión de cada temporada. Los dedos siguen cruzados. Pero ahora también los de Barto, porque la encrucijada está frente a él y deberá elegir sabiamente si quiere no sólo permanecer en el club sino también no pasar a la Historia como otro Gaspart. Eso sí, dejando unos resultados económicos envidiables. Aunque obviamente el Barça no es una entidad con ánimo de lucro sino con ánimo de ganar títulos y esto nunca se debería de olvidar.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.