sábado, 29 de julio de 2017

NEYMAR O LA SOLUCIÓN INESPERADA

NEYMAR O LA SOLUCIÓN INESPERADA.-
 

Titulábamos nuestra última entrada aludiendo a la cercanía de unas


hipotéticas elecciones anticipadas en el Barça dados los movimientos tan torpes de la dirigencia azulgrana en el mercado estival. La necesidad perentoria del equipo por reciclarse y aumentar su potencial tras el varapalo de la última temporada parecía ser ignorada por Bartomeu, Mestre, Segura y Robert. Pero esto es fútbol y en el fútbol todo puede ocurrir. Es un tópico pero sucede siempre: de un día a otro la situación es capaz de cambiar totalmente. Es lo que le ha ocurrido al Barça. Como dejaban ver, su torpeza en el mercado presagiaba un nuevo y definitivo desastre deportivo pero también ocurre en el fútbol (y en general, en la vida) que por muy torpe que seas siempre existirá alguien más torpe que tú. Y es lo que ha ocurrido. El PSG, propiedad de una familia catarí multimillonaria, continua dando palos de ciego sin saber por qué razón cuánto más invierte menos consigue. Fichajes como el de Jesé, Di María o Emery lo demuestran. Sin ser conscientes de que están en una liga menor como es la francesa intentan fijarse en el fútbol español y crecer por encima de sus posibilidades pero sin respetar los tiempos. En este escenario, que quieran pagar 222 Millones de euros por Neymar no suena tan disparatado. Un futbolista mediático (quizás el que más en el mundo), reconocible como estrella y con la necesidad de ser alma , corazón y vida de un club grande en Francia, aunque menor entre los 5-6 "transatlánticos" del mundo. Y la verdad es que de concretarse el fichaje, todas las partes saldrían ganando. El Barça, porque sabemos que Robert y Segura seguirían errando en los fichajes probablemente con la excusa de que los clubes no quieren negociar con ellos, que los cracks no quieren venir debido a la competencia del "tridente" y que no hay dinero suficiente. Y la inyección económica de 222 millones de euros (casi la deuda actual del FC Barcelona) más los 60 que decían haber presupuestado para fichajes (ya gastaron 30 en Semedo y 6 en Deulofeu) más la presión social y mediática por fichar un sustituto de Neymar provocaría que casi sin quererlo pudieran contratar a Coutinho, Dybala y Paulinho , fortaleciendo con kilates de calidad las zonas del campo más necesitadas (se hablan de otras opciones igualmente interesantes como Matuidi como parte del traspaso por Neymar o incluso arriesgar con Mbappé, una locura en mi opinión). El PSG también saldría ganando porque va loco por tener a Neymar pensando que de este modo debilita a un rival directo, cumpliría con el "fair play" financiero de UEFA (por el que fue sancionado hace dos años y se le advirtió que una reincidencia supondría un castigo muy importante) y que a su vez suben un escalón de calidad y se sitúan entre los verdaderos grandes de Europa (algo muy relativo porque tenemos grandes dudas sobre el rendimiento de Neymar,dado lo que ha aportado el último año). Y el propio Neymar también resultaría beneficiado porque deja un club donde nunca será primera espada mientras Messi siga en activo (y a sus recién cumplidos 30 años, lo lógico es que aguante a un alto nivel 3 años más), resultará más protegido arbitralmente que en España donde cada partido sufría una especie de "caza" consentida por los colegiados además de serlo también mediática e institucionalmente (la persecución mediática que ha soportado por parte de la "caverna" y las instituciones nacionales entendemos que le debió perjudicar sobremanera a su persona y a su rendimiento como consecuencia de ello)y , por si no fuera poco, ganará casi el triple más que en el Barça tras su renovación (se habla de 30M de euros netos). Pero lo más importante para el FC Barcelona sin duda es que se abre la puerta a por fin hacer las cosas bien y reconstruir con calidad una plantilla muy debilitada por los errores de la dirección técnica. Aunque el hecho de que esa enorme cantidad de dinero esté en las manos de Robert, Segura, Soler y Mestre también nos da pánico (se ha publicado que el PSG ofrecería a Di María, un jugador menor a todas luces y ya de vuelta de todo; y que , cómo no, le encanta a Robert).
¿Qué haría yo de ser Bartomeu? Sencillo: hablaría con PSG dando el paso adelante como muestra de buena voluntad y le ofrecería un acuerdo de traspaso por Neymar que les ahorraría casi 70Millones de euros en impuestos a los franceses, que contemplaría una de las tres siguientes opciones a elegir por el PSG, pero innegociables e inamovibles: 1) PSG ofrece a Verratti y Matuidi + 90 M € a cambio de Neymar; 2) PSG ofrece a Verratti y 122 M € a cambio de Neymar ; 3) PSG ofrece a Rabiot y 150M €. Si se niega el PSG a cualquiera de las 3, el Barça daría un portazo y se olvida del tema, fichando a Coutinho y Paulinho (120M, que saldrían de los 60 M € presupuestados para este año (ahora 26 tras las operaciones de Deulofeu y Semedo) más los 60 del año que viene, más las ventas de A.Gomes, Alcácer, Denis Suárez y Arda como poco. El resto de transferibles: en el caso de Munir, sólo le vendería por mínimo 30M (en caso contrario, se quedaría como delantero suplente , porque confío en su rendimiento en partidos menores y situaciones de bajo riesgo además de ser canterano, lo cuál siempre deberia implicar trato de favor por parte del club); en el de Rafinha, sólo lo vendería por 60M (para mí, es fundamental que continúe su gran progresión y es canterano); y en el de Vermaelen ,como nadie aceptaría un traspaso, no "estorbaría" mantenerlo como quinto central para Copa del Rey y otros partidos de poca enjundia o situaciones de bajas inesperadas y emergencia deportiva (su problema no es de calidad porque la tiene, sino de salud).
De todos modos creo que el PSG acabaría aceptando alguna de esas tres opciones que apuntaba, se podría cerrar un acuerdo con celebración y estrechando lazos de amistad con el PSG, un aliado siempre conveniente por su enorme poder económico.
No sabemos qué ocurrirá pero he intentado analizar la situación desde un prisma objetivo y aclarando lo que sería mejor para el FC Barcelona. Insisto, Neymar se puede ir, pero Bartomeu y su panda de ineptos de la dirigencia deportiva continuarán. Tiempo para redimirse y corregir el rumbo del club o para definitivamente hundirse. Estamos en esta inesperada pero, a mi juicio, afortunada encrucijada para los intereses blaugranas. Creo que Neymar Jr. finalmente se marchará y estaremos atentos , más que nunca, a los movimientos del Barça. Ojalá no la "caguen".

 

sábado, 8 de julio de 2017

Camino a nuevas elecciones


Camino a nuevas elecciones.- 

Las dudas sobre la valía de la dirección deportiva, la permanente batalla judicial del club y el silencio institucional abren el debate sobre la fecha de caducidad de Bartomeu.

Avanzamos en el mes de julio y la supuesta reacción deportiva del Barça errático de este año ante la mejor temporada  a nivel de títulos del R.Madrid desde que la democracia llegó al fútbol español se está quedando en un "más de lo mismo" irritante para sus seguidores y cirsense para sus enemigos. De la previsible revolución de la plantilla a nivel de fichajes y bajas pasamos a que se esperarán 2-3 contrataciones para quedarnos en algún retoque manteniendo la esperanza de recuperar a Alcácer, André Gomes, Arda, etc... Tras la única buena noticia (y esperada) de la renovación de Messi, lo único que parece factible es la de Iniesta que a sus 32 años se le quiere conservar en formol hasta que el cuerpo le aguante en un ejercicio más propagandístico que de valor competitivo. Y también ha regresado Deulofeu , eso sí a regañadientes en una operación que ni quiere el Barça ni quiere el chico, pero había que presentar alguna cara nueva y además se le escapaba un internacional de 22 años para regalar en el mercado (como ya ha pasado con tantos otros, el último Sandro). Es lo que hay, es decir más de lo mismo. Los fichajes imprescindibles y estratégicos para devolver al Barça a la cima se diluyen como azucarillos en agua y nos deja la duda de si su anuncio a bombo y platillo por la prensa amiga de Bartomeu sólo fue otro gesto de cara a la galería de una Directiva que hace tiempo que viene demostrando que ni sabe ni puede con esta nave. Otra muestra de lo que digo es la reciente y sorpresiva decisión de Bartomeu de nombrar a Pep Segura como nuevo Manager general deportivo. Pep Segura fue una apuesta personal de Bartomeu que lo recuperó para el club en 2015. En este tiempo ha sido el máximo responsable del fútbol formativo  es decir, el culpable último de que las dos grandes perlas de la cantera Eric y M´Boula se hayan ido del Barça como reciente "éxito" por ejemplo o que la Masía haya bajado tantos enteros y apenas salgan jugadores que asciendan al primer equipo. El modo que ha tenido Bartomeu para recompensarle por tamaña hazaña es ascenderlo y ahora dirigirá toda la parcela deportiva. Segura fue un firme valedor de Valverde. Así que apunten quiénes son los responsables del fichaje de Valverde: Segura, Robert, Soler y Bartomeu. Así funciona esta Directiva, perdidos en lo deportivo por pura ignorancia. Créanme  el problema actual del Barça es que se ha regresado al "nuñismo", se ha abandonado la senda que inició y dejó como legado Cruyff y ahora ganar títulos ya no es la prioridad de esta Directiva. Por eso , prácticamente no queda nadie en el Barça que sepa de fútbol y eso es lo más grave de todo.
 La llegada de Valverde ha sido un aviso para navegantes. Con él, Bartomeu y sus directivos contratan medriocridad, debilidad, asegurar un entorno de confort para el tridente y Piqué;  y sometimiento dócil al imperio de la Directiva. Además siempre será una cara amable y un cadáver listo 24 horas para lanzar a los leones cuando los malos resultados deportivos lleguen (que llegarán si la confección de la plantilla sigue por este camino). Verrati (imprescindible) regresó al PSG y pidió perdón por su actitud y la de su agente, Démbelé ya es historia y nadie habla de él, se dice que Bellerín ha hablado con Wenger para que le deje ir al Barça (eso sí por 50M cuando se lo llevó de crío de la Masía) y el paripé de Ceballos en un intento ridículo de fichar a un jugador que es más madridista que Florentino y cuyo deseo es vestir de blanco desde que tiene uso de razón. Otras grandes opciones no parecen tener tampoco demasiado futuro como Coutinho o Paulinho. La sensación que transmite esta directiva es de pura debilidad e ineficacia. Se nos antoja casi imposible que sean capaces de acometer grandes operaciones de fichajes que permitan recontruir deportivamente el equipo. Bartomeu recientemente vino a decir que los jugadores que les interesan no vienen al Barça porque sus clubes no les quieren vender. Suena tan ingenuo que provoca hilaridad. Acaso se piensan que si se plantean fichar a Verrati o a Démbelé sus clubes les van a pedir 10 millones € por cada uno y se los van a enviar por "UPS"... Este es el máximo responsable de lo que está ocurriendo en el Barça, que sigue desaprovechando el contar con el mejor jugador de la historia y que se encamina a un nuevo fracaso deportivo que más que probablemente tendrá como consecuencia la convocatoria anticipada de elecciones. Será muy duro ver de nuevo los pañuelos en la grada y que Messi, Suárez, Piqué o Iniesta tengan que pasar por esa situación cuando ellos lo han ganado todo y estaban listos para seguir ganando si se hubieran hecho las cosas bien.
Obviamente queda más de mes y medio para el cierre del mercado estival y la situación se podría reconducir. Firmar a Verrati, Paulinho, Mina , Bellerín y Démbelé, más la llegada de los canteranos Deulofeu y Aleñá sí que supondría realmente reconducir la situación y devolver al Barça al primer plano competitivo pero las señales que emite la Directiva, Robert y ahora Pep Segura parecen muy claras: mantener el grueso de la plantilla y traer a Bellerín y quizás a Paulinho. A todas luces insuficiente. El propio Bartomeu ha confirmado que no es una cuestión de dinero , que si el Barça realmente necesita a un jugador imprescindible deportivamente lo ficharán sin contemplaciones. La realidad y su actitud nos muestra otra cosa distinta. Deberían hacérselo mirar. Lo dicho, ojalá me equivoque, pero traerán a un par de jugadores (probablemente buenos) que no bastará para poder competir con el rearme de los grandes clubes europeos. Si se confirma la nueva "cagada" de Robert, Segura  la Directiva, el año que viene los socios estarán votando a un nuevo Presidente. Aquí propondremos, como cada verano, nuestra sugerencia de construcción de plantilla. Hacer bien las cosas no implica necesariamente el éxito pero sí tiene como consecuencia la satisfacción del deber cumplido y la tranquilidad de conciencia. El tiempo juzgará a esta mediocridad de dirigentes que empujan al Barça a un túnel oscuro de dificilísima salida.