domingo, 27 de noviembre de 2016

El Barça no reacciona

El Barça no reacciona.-
Esta temporada es la primera de Robert como director técnico. Se intuía que la estrategia del equipo para la misma se basaría en una preparación física que fuera de menos a más, en la confianza de que los nuevos fichajes fortalecieran una plantilla muy discreta. El año pasado se notó demasiado la falta de recambios de calidad en momentos puntuales y decisivos que provocaron que no se ganara la Champions League. Basta recordar aquella eliminatoria lamentable frente al At.Madrid donde los barcelonistas apenas ganaban una batalla individual, no tenían velocidad ni en la cabeza ni en las piernas.  Este verano se fueron sucediendo los fichajes supuestamente pactados entre Robert y Luis Enrique y la verdad es que en lo que llevamos de la presente sesión  tenemos la sensación de que poco o nada se ha mejorado.  Umtiti se salva de la quema pero las lesiones no le están dando continuidad. Los demás no aportan nada positivo al equipo. Estas primeras conclusiones son las que comenzamos a extraer de este primer tercio de liga donde el Barça, con un calendario muy duro como suele ser habitual, casi nunca se ha mostrado intratable ni dominante. Ha regalado puntos de modo irrisorio en casa frente a rivales débiles cuando Luis Enrique ha hecho rotaciones. Éstas han venido tras "parones" por partidos de selecciones nacionales, es decir por virus FIFA. Y aquí no hemos tenido respuesta adecuada del Barça. Los nuevos, entre tímidos y paralizados, no aportan nada. El supuesto fichaje estrella de André Gomes nos ruboriza cuando le vemos en el campo sin personalidad alguna, con la cabeza baja, regalando balones al contrario y sin quere saber nada de la portería contraria. Denis o Alcacer tres cuartos de lo mismo. Paralizados, sin aportar nada.
Es obvio que los principales enemigos del actual Barça son el virus FIFA y la dureza de su calendario; y por eso mismo se nota tanto que el fondo de armario no es resolutivo. Luis Enrique hace lo que debe , ordenando rotaciones pero lo que hay no ha solucionado nada. El virus FIFA, los arbitrajes o la dureza del calendario son factores intangibles para el Barça. Por eso mismo la dirigencia del equipo debería haber tomado medidas para ganar solidez en el plantel y así poder afrontar la temporada con solvencia. En este primer tercio sí que podemos afirmar abiertamente que no se ha logrado. El último ejemplo lo hemos tenido en esta semana, tras virus FIFA, con un partido de liga frente a un Málaga ultradefensivo en el Camp Nou que acabó con un irrisorio empate por falta de intensidad y concentración del Barça, escasez de competitividad, negación absoluta frente al gol y pasotismo generalizado. En Escocia se cumplió el expediente en un choque físicamente muy exigente y al siguiente partido en el probablemente estadio más complicado del Barça en los últimos años como es Anoeta, de nuevo fracaso sobre todo en el juego con errores en todas las líneas, una falta de precisión vergonzosa y sin apenas ocasiones de gol. Podríamos acordar que el gran problema viene en el centro del campo que ni de lejos tiene el peso específico de antaño puesto que André Gomes, Rakitic o Denis Suárez no tienen el nivel de Xavi o Iniesta con 28 años. Busquets sufre tanto como bisagra de ese medio campo que ahora parece hasta malo. Pero para mí existen más problemas. Luis Enrique confía en la enorme calidad y pegada de los tres de arriba. Cuando alguno de estos tres o los tres no están a su mejor nivel, el equipo baja tantos enteros que acaba fallando. Además parece generalizarse la idea equivocada de que no hay que cumplir con unos mínimos en el resto de líneas para que, aún funcionando bien los tres de arriba, el equipo domine las competiciones en las que juegan.
El Barça está a 6 puntos en la liga del R.Madrid. Éste ,como hace en el campo, sigue sobreviviendo gracias al fallo del rival generalmente ; y así le está yendo muy bien. Con los errores lamentables del Barça comienza a ganar una ventaja que en un clásico raro como se dio el año pasado podría ser definitiva para el campeonato si se vuelve a repetir el próximo sábado.
En Anoeta cualquier duelo entre un barcelonista y un local era vencido por el segundo, fuera en la zona del campo que fuera. El empate fue un gran premio visto lo visto. Cierto es que el gol de la Real viene de una falta previa a Mascherano que no se señaló (aunque luego compensó el árbitro al no conceder gol en el remate de Juanmi cuando no existía offside) pero resultó insultante que de nuevo la defensa azulgrana se metiera un gol en propia meta. El Barça perdía la pelota ante  la más mínima presión contraria. ¿Qué fue de la precisión en el pase que era símbolo del juego azulgrana de toda la vida? Ahora se regala la pelota en cualquier línea de modo inaudito. Mucha culpa tienen los nuevos, que parecen no enterarse de nada, pero también los cracks. Tiene que ver con el estado físico y con la preparación que adivinamos planificada para estas alturas de temporada, pero como digo existen unos mínimos a los que nunca deben renunciarse. Mucho trabajo para Luis Enrique por lo tanto pero también para Robert puesto que ahora mismo me resulta indispensable acudir al mercado invernal a resolver los problemas de plantilla que siguen existiendo. Quizás jugadores que tan poco aportan como Turan, André Gomes, Denis, Alcácer; o los menos vistos como Cillesen o Aleix Vidal deban salir y al menos un portero (si saliera Cillesen o Ter Stegen), un lateral-central, un centrocampista y un goleador deberían venir. ¿Lo harán? Ya les digo que no. Quizás llegue algún sustituto para S.Roberto pero no será suficiente. Esto significa que la plantilla seguirá siendo corta y pobre; por lo que sólo una máxima concentración, una reacción de carácter y, por qué no decirlo, una dosis de suerte que nunca parece llegar (no olvidemos que el Barça se ha metido goles decisivos en propia meta o con errores pueriles como hoy Piqué o Ter Stegen en Vigo, las lesiones asolan al plantel y demasiados goles fallados o al palo ) podrían hacer al Barça campeón de liga. Esto es lo que hay ahora mismo. Pero pronto sabremos si el Barça tendrá opciones de repetir título puesto que el clásico del próximo sábado nos revelará la respuesta. Claves: la primera que los azulgranas no se equivoquen de portería y metan los goles en la correcta; y esto no es baladí por lo que estamos viendo desde que comenzó la temporada. La segunda, no cometer errores de bulto ante un equipo que basa sus opciones de ganar precisamente en esto, en aprovechar los errores del rival. Tercera, que los tres de arriba marquen la diferencia. Y cuarto, la máxima concentración y precisión en todas las líneas. Por parte del Madrid, tendrá algunos momentos de dominio con la pelota y generalmente en esas situaciones será menos peligroso, siempre y cuando obviamente el Barça cumpla las premisas anteriores. Su mayor potencial estará en el balón parado (superioridad física y de juego aéreo) y los posibles contragolpes tras fallos de ocasiones de gol del Barça o pérdidas de éste. Como digo, su fuerte general es el aprovechamiento del error rival. Veremos qué sucede.
Por cierto destacar a la Real Sociedad que volvió a hacer el mejor partido del año frente a su rival favorito en casa por octavo año consecutivo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.