domingo, 20 de noviembre de 2016

Duelo de gallos en la liga

DUELO DE GALLOS EN LA LIGA-.
Este fin de semana la liga comenzaba a tomar velocidad con el derby madrileño que finalmente se llevó el R.Madrid por 0-3 en el Calderón.


Triste despedida para el Atleti del que fue su estadio durante décadas. La verdad es que a pesar de lo abultado del resultado no me sorprendió demasiado lo que pasó. En realidad hablamos de dos equipos que se han perfilado de modo muy similar. Ambos juegan buscando el fallo del rival, con una estructura defensiva muy fuerte , con desprecio al balón al que atienden sólo para buscar contragolpes , recurso que ambas escuadras dominan muy bien. Eso y las jugadas a balón parado. Este R.Madrid de Zidane no es tan bueno contraatacando como lo era el de Mourinho por ejemplo pero ha ganado en competitividad porque han regresado a lo que llamo "cultura del gol" , concepto que casi siempre ha impregnado al R.Madrid y a sus equipos. No interesa tanto el juego que es el medio como el fin, que es acertar cara a puerta o al menos poner todo el corazón en el empeño , con una carga de concentración absoluta. Y en eso el R.Madrid es muy bueno. La historia le da  la razón. Zidane lo sabe y sin aportar nada especialmente reseñable en lo táctico sí que ha insistido mucho en este regreso. El francés se limita a aplicar lo que aprendió durante tantos en la Juve cuando a partidos de máximo nivel nos referimos: rigor defensivo, sacrificio colectivo, desprecio por el balón, contragolpe, aprovechamiento del error del rival, máxima concentración en la definición de las ocasiones de gol y dependencia de factores externos como el arbitraje (los errores arbitrales han sido claves para sus triunfos más sonados en el poco tiempo que lleva al frente del Madrid como el gol de Ramos en fuera de juego de la última final de Champions o sin ir más lejos ayer con el penalti inventado para Cristiano que sentenciaba el derby). ¿Cuántos partidos ha merecido perder y ha acabado ganando con goles imposibles, en situaciones descabelladas? Es cultural.  En el área tiran a la primera con el alma y hacen que el instinto predomine. No es casualidad que en muchas ocasiones le funcione tan bien. En este derby en el Calderón volvió a ocurrir. Es cierto que de nuevo un rebote, de nuevo un penalty (inventado por el arbitro), de nuevo situaciones de excepción. Pero todas ellas entran en el juego y el que busca eso desde siempre suele tener ventaja sobre los demás. ¿Y el Atleti? Pues dos equipos tan parecidos que actúan similar corren el riesgo de que el que primero que reciba gol tenga que intentar jugar a otra cosa, a lo que se les da peor: tener la pelota, avanzar líneas y buscar acierto en vez del fallo del rival. Podría haberle pasado al R.Madrid y probablemente hubiera recibido un correctivo del Atleti a la contra pero le pasó a los rojiblancos. Y es que cuando hay que crear fútbol, jugar al ataque y buscar espacios en defensas cerradas ambos sufren mucho. El rebote afortunado que fue gol les hizo mucho daño a los atléticos porque además la carga sicológica de las últimas derrotas en sendas finales de Champions se vuelve muy pesada. El Atleti tampoco tiene cultura de gol y quizás por todos estos factores que expongo volvieron a  errar cara a portería. Griezmann de nuevo perdonó. Y eso se paga muy caro frente al R.Madrid. No aprendieron la lección.

El Barça volvió a fallar en jornada de virus FIFA y con rotaciones (0-0) frente al Málaga en el Camp Nou. Son demasiadas veces esta temporada, demasiadas veces los últimos años. Da la sensación de que el principal enemigo del campeón es el virus FIFA , no los rivales de la competición. Sea como fuere, este problema sólo se puede resolver confeccionando de modo inteligente una plantilla, cosa que el Barça no ha hecho con Robert; y con mucho conocimiento de causa para luego poner en práctica en el campo toda la concentración que se exige para no fallar en este tipo de partidos como fue frente al Málaga. Es de obligado cumplimiento salir a por todas y con el cuchillo entre los dientes precisamente en partidos como estos. Ritmo bajo, cansino y búsqueda abusiva de espacios por medio de combinaciones sin sentido que sólo provocan horizontalidad es lo que en demasiadas ocasiones encontramos en este Barça, incluso cuando los tres genios de arriba juegan juntos. Los andaluces hicieron lo único que se esperaba de ellos. Montar una muralla atrás de dos líneas de 4 y 5 ; y aguardar a que los locales fallaran ocasiones y se obcecaran cara a portería, donde además estaba un Kameni que se convierte en tradicional pesadilla para los atacantes azulgranas. Pero no podemos engañarnos . El Barça tenía obligación deportiva, profesional y moral de ganar este partido. Es cierto que el partido que se perfilaba estaba abocado a un 1-0 o 2-0 fruto de un penalty  o un solitario gol por pura insistencia. Claro que el Barça mereció ganar de sobras y que le anularon un gol legal de Piqué o no le pitaron un penalty clarísimo por agarrón en el minuto 85, pero volvió a suceder lo que tantísimas veces hemos visto ante tantos rivales. El Barça no tiene ni fomenta la cultura de gol que sin ir más lejos tiene el R.Madrid. Su estilo es otro. Esto es indiscutible e incluso loable , pero está tan obcecado en los medios y en el estilo que se olvida muchas veces del fin, que no es otro que el gol. El equipo abusa habitualmente de la sobre elaboración de las jugadas , apenas tira desde lejos con intención, se olvida de las segundas jugadas y así se pierde un valioso recurso que tantas veces ha salvado al resto de equipos, y en odiosa comparación, al máximo rival, como en esta precisa jornada. Cuesta mucho que un rebote te favorezca y se convierta en gol cuando jamás tiras a portería si no es en remate casi irrenunciable y prácticamente a puerta vacía. Esto no conduce más que a un embudo que está costando una sangría de puntos que probablemente tendrá como consecuencia regalar una liga que lleva el nombre del Barça por potencial futbolístico. La mayoria de rivales ya son conscientes de este handicap de los azulgranas y cada vez más se aprovechan de ello. Las enormes murallas defensivas que el Barça tiene que sortear en muchos partidos no deben ser derribadas siempre con buen fútbol de veloces y precisas combinaciones y paredes sino que es necesario añadir al cocktail para que sea ganador otros ingredientes como el disparo de larga distancia, las segundas jugadas, la estrategia en pelota quieta y la máxima concentración en la definición de las ocasiones generadas. No hay más secreto y esto, como digo,es cultural y debe ser fomentado para que se impregne en el desempeño del equipo.
¿Hizo bien en hacer rotaciones Luis Enrique? Obviamente el virus FIFA tuvo que ver. Pero suena trágico que no pueda usar una plantilla que se supone que este año es más amplia y competitiva. Aunque yo afirmo que sigue siendo floja si la comparamos con la de sus grandes rivales locales y europeos. A la vista está. Los nuevos ya se han habituado a esta costumbre nociva de olvidarse de la cultura del gol que en muchos casos tienen por sus clubes de procedencia y que aquí obvian ante la comodidad de aceptar un falso rol de secundarios que no quieren saber nada de la responsabilidad de definir y de hacer gol. Esto es un error , magnificado y evidenciado cada vez más. Y lo triste es que no se mueve un dedo desde la dirección deportiva para solventarlo. Las declaraciones post partido de Luis Enrique o de Robert han sido de apoyo a lo visto, ni un reproche a una nueva decepción. Cierto es que la clasificación hay que mirarla a partir del mes de Febrero-Marzo  pero el clásico puede definir el campeonato antes de tiempo. En la mano del Barça está el destino de esta liga y ahora ya no hay margen de error.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.