sábado, 19 de julio de 2014

Caso Di Stefano

EL CASO DI STEFANO.-

Tras su fallecimiento , debería recordarse la historia de un fichaje que cambió el rumbo del fútbol español.

Es triste que incluso las nuevas generaciones sigan desconociendo la trágica verdad sobre el llamado "caso Di Stefano". Una mancha imborrable de nuestro fútbol que permanecerá eterna como penitencia por lo acontecido en los años cincuenta, en pleno régimen franquista. Para los que deseen conocer la auténtica realidad de lo que ocurrió en aquellos años oscuros, les invito a que pasen y lean a continuación. Es lo que hemos podido extraer de las mejores fuentes posibles (diarios de la época, artículos y extractos de libros, documentación del archivo del FC.Barcelona y FEF y, en general, tras bucear en todas las  fuentes que se liberaron con la llegada de la democracia).
Les ruego un esfuerzo para situarnos en el escenario de aquellos días. En 1949 Di Stefano se fugó de su club, propietario de sus derechos federativos, River Plate tras una huelga de futbolistas en la que Alfredo fue protagonista junto a otros compañeros. Acabó en Bogotá jugando para Millonarios , donde ganaba más dinero , en un país que había organizado una especie de liga extraña a espaldas de FIFA, acogiendo a grandes futbolistas extranjeros . Este organismo expulsó a Colombia de su seno en represalia. El caso es que Millonarios estaba en situación ilegal frente a FIFA,  pues había contratado a un jugador que pertenecía legalmente a River. En esa situación, FIFA les sancionó sin poder disputar competiciones oficiales y también a aquéllas Federaciones o clubes que contrataran a equipos colombianos para amistosos. En esta situación límite indeseable para todas las partes, se firmó el pacto de Lima durante el Congreso FIFA en 1951, que permitía a estos clubes colombianos rebeldes mantener a todos los jugadores que habían contratado sin pagar traspaso a sus legítimos clubes para disfrutarlos jugando para ellos pero ...ojo, se impedía expresamente traspasarlos o cederlos a otros clubes. Gracias a este pacto, Millonarios podía contar con Di Stefano hasta finales de 1954 , pero nunca traspasarlo o cederlo. Es decir, la FIFA les permitió disfrutar de su fútbol pero no disponer en propiedad de sus derechos federativos, que siempre pertenecieron a su legítimo propietario: River Plate. Y así Di Stefano jugó partidos amistosos donde Millonarios (y él mismo) cobraba un buen dinero. En uno de ellos, en 1952, para celebrar el 50 aniversario de la fundación del R.Madrid, acudieron al Bernabéu (entonces Chamartín) para jugar . Su actuación deslumbró no sólo a los dirigentes blancos y del régimen de la época que inundaban el palco de Chamartín (¿les resulta familiar esa imagen o costumbre?), sino a los analistas y ojeadores de la época. En 1952, el Madrid ni siquiera estaba entre los cuatro clubes punteros del momento. En sus primeros 50 años de existencia había ganado solo 2 ligas mientras que en ese período el Barça el triple (6), 4 el  At.Aviación (At.Madrid actual), 3 el Valencia y otras 5 el Athletic (la primera liga nacional se celebró en 1929).
En 1950 el Barça había contratado a Kubala. Era el club más poderoso , mejor organizado y con el mejor director técnico del momento: Josep Samitier. Maliciosamente algunas fuentes interpretan la ayuda de la Federación española del momento para la contratación de Kubala como una justificación de que el franquismo les favoreció. No hay que ser un premio Nobel para entenderlo en su contexto. Kubala era un refugiado huído del Telón de Acero. La Federación "habló" e "intercedió" ante FIFA para conseguir su transfer por dos razones muy sencillas y lógicas: 1) por razones propagandísticas obvias. Conseguir el refugio celestial español para un fenómeno del fútbol mundial huído del comunismo; y 2) sólo la Federación española podía ser interlocutora válida ante FIFA. Además Kubala solo quería vivir y jugar en Barcelona. De haberlo obligado a hacerlo en otro sitio, lo más probable es que hubiera seguido huyendo a otro lugar. Probablemente hubiera regresado a Italia, donde además a punto estuvo de firmar en el pasado con el mejor equipo del momento, el Torino (y no hacerlo le salvó la vida pues recuerden el trágico e inesperado final que tuvo aquel grandioso equipo con la desgracia de Superga). La figura de Samitier era clave. Aquellos interesados en tergiversar lo ocurrido comentan que  Cabot (Secretario de la federación y catalán de nacimiento) tuvo mucho que ver. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que un secretario pudiera tener más influencia que su superior, el presidente de la Delegación Nacional de Deportes, nada más ni nada menos que el General Moscardó y en pleno régimen franquista? Hasta 1954, el Barça no obtuvo el tránsfer de la FIFA pero esos años que jugó en el Barça fueron autorizados por la federación nacional del momento por los motivos expuestos, absolutamente rentables para todos, no por un interés, digamos , "catalanista" del General Moscardó. Kubala (y el Barça) tuvo que pagar su peaje al Régimen y se comprometió a colaborar con la propaganda anticomunista  oficial (por ejemplo, participando en películas de cine como "Kubala, ¡¡Los Ases buscan la paz!!" )Suena a chiste, insisto,pero algunos aún intentan pasar este camello por el ojo de la aguja. Seguimos.
A principios de 1953 , Di Stefano vuelve a Buenos Aires. Está hastiado de su época colombiana e incluso medita dejar el fútbol. Tampoco le seduce la idea de regresar a River (aunque sigue perteneciendo a River en el fondo pues sólo puede jugar con Millonarios hasta 1954, pero debe volver al equipo "gallina" en esa fecha). Kubala cae enfermo por una afección pulmonar. El Barça decide poner en marcha la maquinaria para acometer el fichaje de su sustituto por si acaso se agrava la situación, como tenía toda la pinta. Samitier, que es un genio, apunta a Di Stefano y se plantan en Buenos Aires donde le aseguran a Di Stefano todo el apoyo, las mejores condiciones de traslados (Di Stefano era aerófobo) y un club campeón junto a Kubala para conformar el mejor equipo del mundo.Di Stefano abraza al Barça, pero sobre todo a Samitier, y se cierra el traspaso con River por 4 Millones ptas. de la época. El fichaje se cierra correctamente y con todas las bendiciones legales. Pero la situación queda bloqueada porque los intentos que hace el Barça para inscribir a su jugador legalmente chocan con la situación jurídica del mismo. El presidente Sénior de Millonarios quiere sacar tajada y avisa a los despistados dirigentes madridistas por si desean comprarles sus derechos . Bernabéu entra al trapo y llegan a un acuerdo con Millonarios para fichar a Di Stefano,a  través de Álvaro Bustamante, vicepresidente madridista. Y aquí está el meollo de la cuestión. ¿Qué vendió Millonarios al Madrid si sólo contaba con el derecho de disfrute del futbolista y hasta finales de 1954? El Pacto de Lima prohibía expresamente que Millonarios traspasara o cediera a sus futbolistas. Los prohombres en lo social y deportivo del Régimen mueven sus fichas. Y aquí se desencadenan una serie de acontecimientos que atropellan de modo trágico los intereses del Barça. El FC Barcelona tenía su contrato con Di Stefano absolutamente legal y conforme con jugador y su legítimo club, River; pero el R.Madrid exhibía su acuerdo con Millonarios (papel mojado con arreglo a la normativa vigente, Pacto de Lima y FIFA). La problemática de su inscripción se hubiera resuelto como finalmente también ocurrió con Kubala. Lo que vino después poco tuvo que ver con el fair play, la legalidad o la supuesta "torpeza" que tantos años nos contaron desde el Régimen por parte del sr. Martí Carretó (presidente del Barça en aquel momento). En realidad, éste no aceptó los 27000 dólares que pretendía el presidente Sénior de Millonarios por zanjar el asunto, pero era una cantidad desproporcionada que aconsejaba seguir negociando o esperar a la resolución FIFA. En el peor de los casos , el 1 de enero de 1955, Di Stefano ya podría ser inscrito sin ninguna traba legal como futbolista del FC Barcelona (Barcelona Club de fútbol, en aquella época pues el Régimen obligó al club a cambiar su nombre por sonar demasiado "extranjero").
El Barça mantenía en un piso de la calle Balmes a Di Stefano , que había aterrizado en España el 22 de Mayo de 1953 como nuevo jugador azulgrana. Samitier le montó amistosos para evitar que el astro argentino se desesperara (la táctica de las autoridades deportivas franquistas y de los dirigentes madridistas era justo esa, porque el jugador nunca pensó en firmar por el R.Madrid, insisto, un club de segunda fila en España ). El caso es que el Barça iba a contar con Kubala, Di Stefano, en 1954 llegaría Luis Suárez (único balón de oro español de la historia), es decir un equipo colosal que hubiera dominado la competición nacional y europea, pero catalán en un régimen centralista. Es obvio que muchos intereses confluyeron para evitar lo que hubiera sido imposible de ver en aquellas circunstancias histórico-políticas.  El aparato franquista ordenó además un decreto que prohibía la inscripción de futbolistas extranjeros en nuestra liga que entraría en vigor el 24 agosto (¿adivinan con qué intención?).
El sr. Martí Carretó intentó a través de su vicepresidente Narcís de Carreras llegar a un acuerdo a la desesperada con Millonarios, pero su presidente el sr. Sénior siempre se negó aduciendo que ese asunto estaba cerrado ya para él. Desde algunas posiciones madridistas se intenta aducir que el sr. Martí Carretó ya no quería a Di Stefano y que incluso intentó traspasarlo a la Juve para deshacerse de él. Es otra falsedad porque si bien es cierto que el presidente azulgrana estaba acorralado por la presión del Régimen, lo que intentó fue una maniobra a la desesperada para evitar que el jugador acabara en el Madrid, que jugara en la Juve como cedido o traspasado con opción de recompra hasta 1955 donde podría intentar recuperarlo si las circunstancias jurídico-políticas variaban en el futuro. El caso es que la FIFA que sólo hablaba con la Delegación Nacional del Deporte dirigida por el General franquista , sr. Moscardó (imaginen qué grado de barcelonismo tendría este señor en esa época y la ayuda que prestó al legítimo poseedor de los derechos federativos de Di Stefano), decidieron nombrar a otro prohombre franquista, el sr. Muñoz Calero, seguidor atlético dicen los cronistas de la época, como árbitro para decidir la cuestión. El presidente Martí Carretó y su vicepresidente Narcís de Carreras sufrieron terribles presiones del Régimen (se sabe que fueron amenazados con dificultar sus negocios en el extranjero por parte del Instituto de Moneda Extranjera, órgano franquista de enorme poder en la época ; espiados en sus movimientos por agentes del Régimen ) para aceptar un acuerdo delirante por parte de Muñoz Calero: un año con el Madrid, otro con el Barça, otro con el Madrid y otro más con el Barça; y los siguientes, Dios dirá. En fin , presionados, los dirigentes del Barça tuvieron que "firmar en barbecho" ese acuerdo dictado por el Régimen. El final de esta triste historia no podía tener un escenario más revelador y definitivo. El viaje del General Moscardó al Pazo de Meirás para rogar al sr. Fernández Cuesta, Ministro Secretario General del Movimiento,que autorizara la inscripción de Di Stefano (y otros tres extranjeros afortunados que de paso se beneficiarían inesperadamente de esta situación: el holandés Faas Wilkes, para el Valencia,  el chileno Andrés Prieto, para el Espanyol, y el francés Charles Ducasse, para el Valladolid) fuera de plazo pues se realizaría el 19 de Septiembre  , cuando se habían sacado de la manga un Decreto ad hoc para evitar que Di Stefano fuera inscrito por el Barça esa temporada.
Lógicamente el presidente Martí Carretó dimitió, hundido por las terrible situación que le tocó vivir y la desgracia de tener que agredir a su propio club por la coacción franquista. Es de justicia que el FC Barcelona le valore en su justa medida. Ningún otro Presidente podría haber resistido aquella situación. Fuera del contexto histórico pueden surgir muchos héroes, pero él no tenía que ser un héroe sino un Presidente para dirigir al mejor club. Y hizo lo único que podía hacer. Nada que reprocharle.
El Madrid organizó un partido amistoso para presentar a Di Stefano, una vez arrancado de las entrañas del barcelonismo. Es curioso pero perdió 2-4 ante el Nancy, aunque Alfredo ya marcó su primer gol y dejaría para el recuerdo una chilena que salió fotografiada en toda los medios propagandísticos del Régimen (por cierto, fue falta que lógicamente no se sancionó, aunque eso también se debió interpretar como lo que vendría después durante tantos y tantos años de calamidades arbitrales). Más tarde debutaría en liga frente al Racing de Santander. Las presiones continuaron y la expectación de Di Stefano en el Madrid acabó de convencer a las autoridades franquistas para forzar el definitivo acuerdo. Estaban ante un fenómeno social y político que podrían usar como instrumento de Estado propagandístico de primer orden, plenamente consolidado en los 60 (el famoso "Madrid yeyé") y 70. Aquella terrible herencia de algún modo se ha mantenido en la actualidad. La inercia político social de tantas décadas de instrumentalización del fútbol en beneficio de un régimen y de un club lógicamente tardará muchísimo tiempo más en disiparse del todo. El Madrid fue el gran beneficiado de esta situación. Así el 25 de Octubre el Barça (Agustí Montal padre ocupó el cargo tras la dimisión del sr .Martí Carretó, encabezando una gestora hasta la llegada de Miró Sans) firmaría la renuncia a los derechos de Di Stefano a favor del nuevo R.Madrid (casi refundado de facto tras el enorme calado de lo acontecido) por 4 millones de ptas (los mismos que pagó a River, aunque me gustaría saber de dónde los sacó el club de Chamartín, que les ruego que hagan el esfuerzo de situarlo en su verdadera dimensión en esa época, más o menos lo que, con todos los respetos, sería ahora mismo el Sevilla, muy lejos pues de las exhibiciones pecuniarias en fichajes de altísimo coste de la actualidad).
El resto de la historia ya la conocen. El R.Madrid que sólo había ganado 2 ligas en sus primeros 50 años de historia, desde la llegada de Di Stefano se convirtió en el equipo más laureado de su época.
Algunos desinformados también se preguntan por qué el Régimen se quiso implicar en esta cuestión. La razón también es muy sencilla y lógica. Desde 1946 a 1953 , el Régimen franquista vivió en un aislamiento internacional absoluto (para que se hagan una idea , algo parecido al de la actual Corea del Norte salvando la distancia política e histórica). La propaganda exterior ni interesaba ni se planteaba. Fue  a partir de 1953 cuando el Régimen comienza a atisbar brotes verdes en lo económico y se comienza a abrir al exterior aunque muy levemente. La instrumentalización estatal del fútbol como fenómeno de masas o de otros deportes no es nueva ni propia del régimen franquista. Los régimenes comunistas del telón de acero ya lo hicieron (Steaua de Bucarest con Ceaucescu , CSKA de Sofia con el régimen comunista búlgaro, etc...), o Hitler con los juegos olímpicos de Berlín 1936 mucho antes, sin ir más lejos. El R.Madrid de Di Stefano se convirtió en la imagen amable y exitosa de un régimen que comenzaba a reblandecerse exteriormente. El Barça en esa coyuntura histórico-política lógicamente sólo era un estorbo y si no hubiera acontencido el caso Di Stefano, otro desgraciado evento le hubiera privado de elevarse como el club referencia en Europa.  Esa es la realidad y por eso el barcelonismo ha hecho bien en no criminalizar la actitud del Presidente Martí Carretó en aquellos días.
La penitencia por aquella fechoría histórica será el caracter eterno que tomó la indignidad e injusticia de ese fichaje cuya sombra siempre perseguirá al R.Madrid, incapaz aún hoy en día de reconocer lo que realmente aconteció. Algo que convendremos que es muy español pues a todos nos cuesta admitir lo que injustamente nos ha beneficiado y dar la razón a nuestro máximo enemigo. La oscuridad que se cernió sobre el fútbol español desde aquel lejano 1953 no se acabó de disipar del todo hasta 1990, con la llegada de la luz y los taquígrafos al fútbol español (es decir, la llegada de las televisiones privadas y la retransmisión televisiva de todos los partidos). Desde 1990, el Madrid ha ganado 7 ligas mientras que el Barça ha ganado 14 (es decir, el Barça dobla en títulos al Madrid y ha conseguido un dominio aplastante en los últimos 25 años). Ustedes mismos.
Desde aquí mi más sentido pésame al formidable futbolista que fue Di Stefano y a sus familiares y allegados. Él también hizo lo único que podía hacer. 


Dejo aquí el excelente documental de TV3 acerca de la historia negra del R.Madrid, donde se toca ampliamente el caso Di Stefano, para aquellos lectores que deseen completar toda la información sobre este asunto y así poder ser conocedores de lo ocurrido en aquellos oscuros años 50:El Madrid Real


7/8/2017.- Hoy se ha publicado por parte de la prensa internacional la revelación de documentos desconocidos hasta ahora que demuestran de nuevo que Di Stefano era jugador del FC Barcelona a todos los efectos y que sólo la influencia política del régimen franquista coadyuvó al R.Madrid a arrebatar al jugador a su legítimo club.  Traslado aquí el excelente artículo publicado en el diario "EL País" y recogido por "Mundo Deportivo" : "
Tal y como publica el diario ‘El País’, Di Stéfano, que en aquella temporada militaba cedido en el Millonarios de Bogotá como cedido por River Plate hasta el 15 de octubre de 1954, fue privado de recalar en el Barça pese a que el club azulgrana ya había realizado el primer ingreso del traspaso al club argentino.
Entre las más de 30 páginas de documentación encontrada figura un acuerdo firmado por los presidentes de River Plate, Enrique Pardo, y el FC Barcelona, Enric Martí Carreto, en el que confirman que Di Stéfano se convertiría en azulgrana a cambio de dos millones de pesos (unos 87.000 dólares), la primera mitad a pagarse en efectivo, antes del 10 de agosto, y la otra mitad en tres cuotas hasta finales de 1954.
“Nos es muy grato el acuerdo por el jugador Di Stéfano”, dice el documento, en el que se añade que “todo el presente convenio queda supeditado a que para antes del 26 de julio el jugador Di Stéfano se incorpore real, física, jurídica y efectivamente al Fútbol Club Barcelona, habiendo zanjado cualquier dificultad que pudiera derivarse de su actuación en Colombia. De no operar estas condiciones, el convenio queda rescindido”.
En aquel momento apareció el Real Madrid, que negoció directamente con Millonarios, club que le trasladó el interés blanco en conseguir el fichaje de Alfredo Di Stéfano por mediación de una carta firmada por el presidente Santiago Bernabéu que entregó el tesorero Raimundo Saporta. El equipo colombiano notificó a River Plate “haber llegado a total acuerdo” con el Real Madrid para “ceder transferencia hasta octubre de 1954 del jugador Di Stéfano” algo que el conjunto argentino respondió con un “estamos tramitando con Barcelona la transferencia definitiva”.
El Real Madrid insistió y consiguió firmar un acuerdo con River Plate el 31 de julio en el que se señala que “si al 11 de agosto de 1953, River no hubiera percibido de Barcelona el importe fijado (con el club catalán) el 25 de junio, se compromete a ceder el pase del jugador Alfredo di Stéfano al Real Madrid”. Pero dicho pago del Barça, de 900.000 pesos, se realizó el 7 de agosto por lo que el club azulgrana había cumplido con las condiciones del acuerdo y por consiguiente debía ser traspasado al FC Barcelona. “Señor dirigente del club Barcelona, nos es grato dirigirnos a fin de comunicarles que hemos resuelto otorgarle el pase de Di Stéfano para que en lo sucesivo pueda actuar por esa prestigiosa entidad amiga”, comunicó River al Barça.
Pese a ello, el Real Madrid no se dio por vencido en sus intenciones de reclutar a Di Stéfano y volvió a requerir el pronunciamiento de River Plate. “Sin noticias oficiales de ustedes, y vencido plazo, esperamos comuniquen telegráficamente entrada en vigor nuestro contrato”, tras lo cual el club argentino respondió a Santiago Bernabéu que ya había cobrado el dinero de Barcelona, por lo que quedaba caduco el vínculo del 31 de julio firmado con Real Madrid. Además, River también informó a Millonarios y a la AFA que “acordó la concesión” del delantero a Barcelona.
A todo ello, Di Stéfano estaba en Barcelona esperando la resolución del caso, que finalmente se resolvió cuando la FIFA intervino con un fallo salomónico y el 15 de septiembre decidió que el futbolista argentino jugara la temporada 1953/54 para Real Madrid, la siguiente para Barcelona y así sucesivamente hasta 1957, algo que no convenció a los azulgrana que, a regañadientes, decidieron vender el pase que le habían comprado a River Plate.
De esta forma se confirma que el Barça había realizado el primer pago del traspaso de Alfredo Di Stéfano a River Plate, equipo poseedor de sus derechos, y que la maniobra del Real Madrid con Millonarios incumplía el acuerdo firmado entre los culés y el equipo de Buenos Aires.



foto Di Stéfano (calcio streaming)

0 comentarios :

Publicar un comentario

Footbit.cf no aceptará comentarios obscenos, malsonantes, moralmente incorrectos , insultantes o fuera de contexto.En cualquier caso, Footbit.cf declina cualquier responsabilidad por los comentarios realizados aquí , la cuál recaerá en el emisor de los mismos.